Virus zika no llega al feto a través de células de la placenta

Corbis

Un equipo de investigadores de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, EEUU) observó el comportamiento del virus en una célula de la placenta (conocida como trofoblasto) en el laboratorio y comprobó que, a diferencia de lo que se había sostenido hasta ahora, no resultó infectada.

El trofoblasto es un grupo de células que provee nutrientes al embrión y se desarrolla como parte importante de la placenta, y había sido apuntado como uno de los principales sospechosos de permitir que la infección pasara de la madre a la criatura en desarrollo.

"El trofoblasto es la primera línea de defensa del bebé contra cualquier cosa que provenga de la sangre materna, así que se podía esperar que estas células tuvieran alguna manera de resistir las infecciones virales", indicó Yoel Sadovsky, uno de los autores del estudio.

"Con base en nuestro modelo, parece que el trofoblasto tiene una capacidad inherente de resistir la proliferación del virus del zika, aunque no hemos descartado otras vías por las que el virus pueda acceder a la cavidad fetal", añadió Sadovsky.

En otro estudio, también publicado por Cell Host & Microbe, investigadores de la Universidad de Washington usaron ratones para observar cómo se desarrolla el virus en ellos y cuáles de sus tejidos son los más vulnerables, y comprobaron que la infección de zika en los roedores replica la de los humanos.