Venezolanos y cubanos atrapados en nueva política de asilo de Trump

En un esfuerzo por ganar un segundo período presidencial, Donald Trump ha tratado de presentarse como un campeón para los más de un millón de exiliados cubanos y venezolanos que viven en el sur de la Florida.

El presidente Donald Trump  respalda un movimiento de oposición que tiene por fin "sacar del poder al gobernante venezolano Nicolás Maduro" e imponer fuertes sanciones económicas al "gobierno cubano". 

El mes pasado, el vicepresidente Mike Pence visitó Miami para presentar la campaña Latinos por Trump, dirigida a recabar apoyo hispano para la reelección del mandatario.

Pero en momento que la política de inmigración sube de tono, los esfuerzos de Trump por controlar la inmigración de indocumentados pudieran afectar a los mismos electores a quienes ha tratado de ganarse con tanto ahínco en la Florida, un estado que Trump muy probablemente tiene que ganar para que lo reelijan.

El martes, el Departamento de Seguridad Nacional implementó una nueva regla interina que pudiera bloquear efectivamente la mayoría de las solicitudes de asilo en la frontera con México, y potencialmente impedir que miles de cubanos y venezolanos entren a Estados Unidos.

Al mismo tiempo, dos senadores federales demócratas dieron a conocer una carta del 11 de julio del director en funciones del Servicio de Ciudadanía e Inmigración que expresa que el gobierno de Trump no tiene planes de otorgar el Estatus de Protección Temporal a los venezolanos que han huido de su país en medio de la fuerte crisis política y económica que afecta a su país.

"No puede decir en una actividad de campaña que apoya al pueblo venezolano y entonces deportar a miles de ellos a una situación grave en que pudieran terminar en prisión o muertos", dijo la estratega demócrata Helena Poleo, una venezolanoamericana que ha respaldado los esfuerzos de Trump.

Poleo aseveró que si esas personas no reciben alivio inmigratorio en Estados Unidos o hay un cambio significativo en el gobierno de Venezuela, "esto se verá como un truco de campaña".

Por otra parte, durante muchos años los cubanos realizaron el peligroso viaje de cruzar el Estrecho de la Florida para llegar a Estados Unidos, hasta que el presidente Barack Obama tomó la decisión de poner fin a la política de "pies secos, pies mojados" a principios de 2017 , que eliminó el privilegio especial que otorgaba un estatus especial a los cubanos que llegaban a territorio estadounidense.

Las autoridades estadounidenses también han suspendido un programa de reunificación familiar para los cubanos después que Washington retiró a la mayor parte de su personal de la embajada en La Habana hace casi dos años.

La nueva regla sobre el asilo no se aplicará a nadie que haya solicitado esa protección o que ya esté en el sistema inmigratorio de Estados Unidos antes del martes. 

Los inmigrantes que tengan temor a la deportación también pueden tratar de bloquear la deportación a su país de origen si tienen temores fundados a la persecución o la tortura, aunque eso es más difícil que solicitar asilo como parte del proceso en los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

Recientemente, el mayor grupo de solicitantes de asilo son, con mucho, los venezolanos. Y aunque Estados Unidos "ha reconocido a Guaidó y ha tratado de sacar a Maduro del poder", en el último año fiscal Estados Unidos deportó a 336 venezolanos, según el DHS.

Mientras tanto, Trump pudiera otorgar el TPS a los venezolanos con una firma.

Pero el martes, los senadores federales Dick Durbin y Bob Menéndez, los dos demócratas, dieron a conocer una carta de Cuccinelli del 11 de julio que explica que el presidente no está dispuesto a tomar esa decisión en este momento. 

Cuccinelli agregó que un fallo judicial reciente que prohibió al gobierno eliminar el TPS para los centroamericanos y haitianos ha dificultado que Trump otorgue esa protección a los venezolanos.

Los demócratas criticaron de inmediato la decisión, calificando a Trump de "hipócrita”"por decir a los venezolanos en un acto este año en el sur de la Florida que lucharía por ellos.

Y las representantes federales demócratas Debbie Mucarsel-Powell, Donna Shalala y Debbie Wasserman Schultz señalaron que los representantes demócratas están estudiando activamente una propuesta de ley bipartidista para otorgar el TPS a los venezolanos.

"Las acciones de Trump siguen demostrando su hipocresía con el sur de la Florida", expresó Mucarsel-Powell en un comunicado. 

Pero aunque los dos senadores federales por la Florida, ambos republicanos, han dicho que apoyan el TPS para los venezolanos, culpan al Congreso por los problemas en la frontera. El senador Marco Rubio también dijo que hay pocos venezolanos en peligro de deportación.

Rubio dijo que no ha pensado en si las medidas de Trump y sus consecuencias sobre los venezolanos y cubanos pudieran tener ramificaciones políticas.

"No han deportado a muchos venezolanos", dijo. “Pero no he analizado eso políticamente, de manera que no sé”.

Para calificar como refugiado y solicitar asilo político, los ciudadanos venezolanos deben cumplir ciertos requisitos que sirven de evidencia a fin de corroborar que son o serán perseguidos en su país por sus opiniones políticas.

Con información de El Nuevo Herald.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.