Una tragedia que no se olvida

Referencial

A 16 años del deslave ocurrido en el estado Vargas en 1999, hoy recordamos la peor tragedia que nuestro país ha vivido a lo largo de estos últimos años.

Las fuertes lluvias que afectaron varias regiones de Venezuela durante las primeras semanas de 1999 originaron el peor desastre natural del país. Según cifras del Ministerio de Salud, esta tragedia afectó directamente al 25% de los venezolanos que para ese entonces, habitaban en el Litoral Central.

Este desastre dejó un elevado costo humano y psicológico que la población de Vargas y estados vecinos tuvieron que afrontar.

Corría el día 15 de diciembre y el país se encontraba en medio de las elecciones para decidir una nueva Constitución. Los medios de comunicación empezaron a reportar el desastre conforme a lo que fuese ocurriendo. Diferentes deslaves en varios lugares destruyeron cientos de casas, edificios y vehículos, incomunicando a miles de venezolanos.

Una vez que el clima lo permitió, comenzó el proceso de rescate de sobrevivientes por tierra y mar. Cientos de personas embarcaron en fragatas militares y otras miles fueron transportadas en helicópteros, muchos de ellos privados. La angustia se hizo sentir a medida de que transcurrían las horas, ante la imposibilidad de conseguir alimentos y agua potable.

Varios días fueron necesarios para ejecutar las labores de rescate de las víctimas. En ese momento de tragedia nacional, Venezuela se transformó en un país unido y sumado en acciones desde todos los estratos sociales, instituciones públicas y privadas prestaron toda la ayuda posible.



Cronología de lo ocurrido en Vargas en 1999

5 de diciembre

Se declara la primera alerta en la zona del estado Vargas por parte del organismo de Defensa Civil regional, luego de 5 días de lluvia han caído en la zona más de 120 milímetros de agua y al menos 200 viviendas ya habían sido destruidas.

6 de diciembre

El centro de información de la Fuerza Aérea de Venezuela advierte que sólo en el estado Vargas estaba lloviendo 3 veces más que el promedio histórico.

10 de diciembre

El Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales emite una alerta mientras que las precipitaciones llevan un acumulado de 250 mm de agua habiendo causado para el momento al menos un millar de damnificados en la entidad. Los primeros deslaves importantes empiezan a tener lugar, para el momento ya 1.500 t de lodo y escombros habían sido removidos de las carreteras.

13 de diciembre

Fuertes precipitaciones azotan la costa norte de Venezuela, el fenómeno se origina cuando vientos del norte intentan pasar las montañas del litoral central descargando la mayor parte de la humedad que contenían sobre las laderas montañosas de la Serranía del Ávila. Son pronosticadas aún 48 horas más de precipitaciones.

14 de diciembre

Mientras los venezolanos se preparan para votar en el referéndum para la aprobación de una nueva Constitución para el país que se efectuaría al día siguiente, las precipitaciones en el litoral central continúan, los bomberos de la región consideran decretar el estado de Alarma en la zona. Las precipitaciones alcanzan los 400 mm de agua.


15 de diciembre

El día 15 es recordado como “El día que la montaña avanzó hasta el mar”, las fuertes precipitaciones de los últimos días dan origen a extensos deslaves y derrumbes en las laderas montañosas de la Serranía del Ávila que vienen a ocasionar crecidas inmensas y violentas del caudal de los ríos, cuyo caudal es normalmente pequeño dada la escasa longitud que tienen. Por la gran pendiente de sus cuencas, comienzan a arrastrar gran cantidad de sedimentos, volúmenes inmensos de agua y rocas enormes de hasta 9 metros de diámetro (el tamaño de un autobús) alcanzando velocidades de hasta 60 km/h o más y profundidades de hasta 9 metros, todo lo cual viene a causar grandes desbordamientos y destrucción en las poblaciones que se ubican en los conos de deyección formados en la costa norte de Venezuela por dichos ríos. Como es lógico, las poblaciones se ubicaron desde la época colonial en esos conos de deyección, que son las áreas con menores pendientes en la zona. Pero precisamente por este hecho, la destrucción se incrementa al irse acumulando todos los materiales acarreados por los ríos al perder velocidad sus aguas.

El país, en medio de elecciones, desconoce con certeza la situación de los estados afectados, los medios de comunicación empiezan a reportar el evento.

16 de diciembre

Las precipitaciones aún continuaban y los deslaves ya han dejado pueblos destruidos a su paso. 11 estados del país se vieron afectados por el fenómeno meteorológico, las zonas más afectadas corresponden al estado costero de Vargas. 

17 de diciembre

Luego de que el tiempo lo permite, y con todas las vías de acceso trancadas por derrumbes en el estado Vargas, se inicia la ayuda por aire a dicha entidad desde Caracas, los niños y las personas mayores son los primeros en ser rescatados. Los servicios meteorológicos de Venezuela, Brasil y Estados Unidos confirman que las lluvias continuarán en la zona por los próximos días, pero que las mismas disminuirán de intensidad.

20 de diciembre

El Gobierno declara entre 1.500 a 3 mil muertos (la mayoría desaparecidos), cerca de 94 mil damnificados y más de 130 mil evacuados como consecuencia de los deslaves. Estado de Emergencia en 8 de las 23 entidades del país.

21 de diciembre

La cifra de muertos asciende a 16 mil según estimaciones del Gobierno, contingentes de las Fuerzas Armadas y voluntarios comienzan un rescate por todos los medios posibles, barcos de la Armada atracan en las costas del estado Vargas a fin de evacuar a los sobrevivientes. 

El estado Vargas exhibe aún muchas de sus heridas, pero sin embargo, continúa siendo una de las zonas turísticas por excelencia del Litoral Central. Hoy a 16 años después de aquellos fatídicos días, elevemos nuestras oraciones por aquellas personas que perdieron la vida en diciembre del año 1999.