Un terremoto en Bolivia reveló una serie impresionantes montañas subterráneas

La geología del planeta tierra es más compleja de lo que imaginamos. Una nueva investigación publicada en Nature acaba de revelar características dentro del planeta que se asemejan a estructuras en la superficie: allá abajo existen montañas tan grandes que rivalizan con las que tenemos aquí arriba.

(Lea también: Un perro sobrevive a una puñalada en la cabeza al proteger a su amo de ataque)

Geofísicos de la Universidad de Princeton en los EEUU y la Academia de Ciencias de China utilizaron los ecos de un gigantesco terremoto que sacudió Bolivia el 9 de junio de 1994 para reconstruir la topografía en lo profundo de la superficie. El sismo de 8.2 fue tan grande que las ondas fueron registradas hace en Canadá.

El terremoto no solo fue grande, sino también profundo, con un punto focal estimado a una profundidad de poco menos de 650 kilómetros. A diferencia de los terremotos que se mueven a través de la corteza, la energía de estos monstruos puede sacudir todo el manto como un cuenco de gelatina.

Sobre la base de esas olas que recorren el límite, los investigadores han concluido que el punto de encuentro entre las partes superior e inferior del manto es una enorme cadena montañosa en zigzag. "En otras palabras, una topografía más fuerte que las Montañas Rocosas o los Apalaches está presente en el límite de 660 kilómetros

 Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.