Trump promete a una fracturada convención republicana la victoria

Melania Trump
Melania Trump - EFE

El candidato republicano Donald Trump prometió el lunes en Cleveland la victoria en las elecciones presidenciales estadounidenses. 

"Vamos a ganar": esas fueron las únicas palabras del millonario, usualmente hablador, antes de dejar a su esposa, Melania, el escenario del Quicken Loans Arena donde será oficialmente investido el martes como candidato presidencial republicano a los comicios del 8 de noviembre.

Ceñida en un largo vestido blanco, la tercera esposa del magnate de bienes raíces y 24 años más joven que él, comunicó, con firmeza pero moderado entusiasmo, un elogio de su marido, un hombre que "hará una verdadera diferencia".

"No se rinde (...) Donald es y siempre ha sido un gran líder", dijo Melania Trump retratando en 14 minutos al candidato republicano como un padre amoroso y exitoso hombre de negocios que será un presidente fuerte pero compasivo.

La exmodelo nacida en Eslovenia y nacionalizada estadounidense en 2006 también describió su infancia en una familia que le inculcó que "hay que trabajar duro para conseguir lo que quieras en la vida".

Pero justamente ese pasaje y otras porciones del discurso parecen haber sido plagiados de otro pronunciado la primera dama Michelle Obama, opacando lo que debió ser la gran introducción de Melania ante el público estadounidense.