The Girl in the Spider´s Web: el regreso de una nueva Lisbeth Salander

Nota de prensa

Hace 13 años, apareció en los anaqueles de las librerías una novela que se transformó en un fenómeno mundial: Los hombres que no amaban a las mujeres del escritor sueco Stieg Larsson. Un thriller policial que atrapó a millones de lectores -incluyéndome- y que, luego de un par de entregas, se transformó en la famosa trilogía Millenium. Lastimosamente, Larsson murió justo después de terminar el manuscrito de su último libro y no se enteró del éxito que tendría su historia. Como era de esperarse, el boom editorial dio paso a adaptaciones cinematográficas: tres de origen sueco (que recrean, de forma bastante fiel, las novelas) y una norteamericana (de la mano del mismísimo David Fincher). Después de una larga querella por los derechos de la obra de Larsson, sus herederos le dieron al escritor sueco David Lagercrantz la responsabilidad de continuar con la saga Millenium, replicando el fondo y la forma de su creador, explotando la mina de oro que es la grandiosa dupla de sus dos personajes principales: Lisbeth Salander (una talentosísima hacker con un pasado oscuro) y Mikael Blomkvist (un intrépido periodista de investigación). Así, nacieron 2 nuevas entregas de esta franquicia: The Girl in the Spider´s Web y The Girl Who Takes an Eye for an Eye. Libros que, aunque han sido bien acogidos por replicar el estilo de Larsson, se alejan del thriller policial para emparejarse más con las novelas de espionaje y acción de lo Tom Clancy. Es precisamente aquí donde enmarcamos la más reciente película de Fede Alvarez (Evil Dead, Don´t Breathe): The Girl in the Spider´s Web (La chica en la telaraña), una suerte de reboot-secuela de las aventuras de la mítica Lisbeth Salander y que abre un nuevo capítulo de la saga Millenium en la gran pantalla.

La historia está ambientada un par de años después de la trilogía original. Lisbeth Salander (Claire Foy), sigue en sus andanzas como hacker e impartiendo justicia a hombres poderosos que abusan de mujeres indefensas… una vida llena de peligros, excesos y profunda soledad. Los problemas comienzan cuando Lisbeth recibe un encargo muy particular: robar un programa informático que puede controlar misiles a distancia y dispararlos a donde sea. Un arma letal que pudiese desencadenar la Tercera Guerra Mundial y tener consecuencias terribles para todas las naciones. Lisbeth, sin estar muy consciente del embrollo que esto pudiese traerle, acepta misión colocando su vida en riesgo, reviviendo fantasmas de su pasado y obligándose a restablecer vínculos emocionales con el único amigo que tiene, el famoso periodista Mikael Blomkvist (Sverrir Gudnason).

Aunque su premisa pareciera alejarse un poco de la trilogía original, The Girl in the Spider´s Web tiene todos los componentes de sus predecesoras: historias enfocadas en crímenes sórdidos cometidos por psicópatas con gran poder político y económico, corrupción en todas las escalas de la sociedad, violencia desmedida, mafias, crítica a los medios de comunicación, el dilema justiciero vs la legalidad, misoginia y complejo paterno. Lastimosamente, todos estos ítems se diluyen en una puesta en escena que se balancea entre película de acción y thriller político, una mezcla sumamente efectiva y que hemos visto en películas contemporáneas como Casino Royale, Bourne Identity, Jack Reacher y Angels and Demons, pero que aplicada al universo de Larsson le resta profundidad a la historia (alejándola del drama y la crítica) en pro de darle mucha más direccionalidad. Una decisión arriesgada pero que tiene bastante sentido cuando nos ponemos en los zapatos de su director y co-guionista Fede Alvarez. Primero, Alvarez sale de su registro habitual como director de suspenso (donde, sin lugar a dudas, iba a tener que medirse con Fincher en las comparaciones odiosas entre ambas entregas) para pasar a la acción. Segundo, elige cambiar radicalmente la estructura de las novelas, transformando a un personaje principal (Blomkvist) en un secundario para enfocarse más en Salander y así darle más rapidez a la historia. Tercero —y más importante—, Alvarez se aleja por completo de la perversidad y oscuridad que caracteriza su obra para hacer algo más comercial, a pesar de tener el caldo de cultivo idóneo para explorar los horrores de la psicopatía y la violencia (dos áreas magistralmente trabajadas en sus largometrajes anteriores). Esto da como resultado que The Girl in the Spider´s Web sea una película experimental dentro de su filmografía, un riesgo que, de seguro, molestará a los fanáticos de la saga y encenderá a la crítica, aunque, viéndolo como realizador, me parece que es una movida inteligente dentro de su carrera, permitiéndole ampliar su registro como director y alcanzar a una audiencia más grande (y, tal vez, abriendo la posibilidad de una secuela que le permita crear el nuevo canon Millenium en pantalla).

Regresando a la película, The Girl in the Spider´s Web tiene unos cuantos aspectos cuestionables. A pesar de estar escrita por el mismísimo Alvarez, Steven Knight (Locke, Eastern Promises, Taboo y Peaky Blinders) y Jay Basu (escritor encargado del remake de Labyrinth, el reboot de Charlie´s Angels y la adaptación de Metal Gear Solid), el guión tiene varias patas flojas. Lo primero que salta a la vista es la irregularidad de su estructura (arranca bastante bien, con mucho dinamismo, pero su desarrollo oscila entre escenas lentas y explicativas que contrastan con y secuencias de acción violentas, desembocando en un desenlace cargado de adrenalina y revelaciones que no nos dan tiempo de asimilar por la rapidez con la que todo se va contando). Por otro lado, la película sufre del mal de los diálogos explicativos (algo que Fincher cuidó bastante bien) y de momentos deus ex-machina que hacen de Salander, más que una heroína, una super-mujer. Otro bemol, es el poco desarrollo de Camilla Salander (Sylvia Hoeks) en contraposición con las otras 2 grandes figuras antagónicas de la saga Millenium —Vanger y Zalachenko—, transformándose en una gran fuerza antagónica sub-utilizada. Por último, la decisión de convertir a Blomkvist en un personaje secundario, hace que se pierda el dinamismo que traía el juego de perspectivas que daba el díptico Blomkvist-Salander de la trilogía original.

De Fede Alvarez no tengo quejas como director: cumple con lograr muy buenas escenas de acción -sobretodo las de pelea-, pero siempre termina destacándose cuando trabaja en su registro habitual, el suspenso. La fotografía de Pedro Luque está al tino creando ese mood ominoso, depresivo y melancólico que caracteriza a la saga. La música de Roque Baños funciona, aunque pasa por debajo de la mesa (y es casi inexistente cuando se le compara con el score de Trent Reznor). La edición de Tatiana S. Riegel sabe moverse bien entre el suspenso y la acción, administrando cortes violentos con momentos de distensión y contemplación. Todo este mix hace de The Girl in the Spider´s Web una película muy atractiva en sus formas.

De las actuaciones, sin lugar a dudas, Claire Foy es la gran sorpresa. A pesar de las de sospechas que levantó, su desempeño está a la altura de las otras actrices que encarnaron a Lisbeth Salander (Rooney Mara y Noomi Rapace), diferenciándose de ellas por el gran despliegue físico que sus homólogas no tuvieron que hacer en sus entregas, dándole un punto extra sobre las demás. Sylvia Hoeks como Camilla Salander mete miedo con la poca presencia que tiene en pantalla, pero por su poco desarrollo en la historia se diluye. El otro actor que resalta es Edwin Neeham, encarnando por Lakeith Stangield, que coloca el “toque americano” en una película que se vende -y siente- como sueca. Por último, el que sale peor parado en la ecuación es Sverrir Gudnason, más allá de encarnar a un Blomkvist venido a menos, no posee el carisma de sus antecesores, transformándose más en una damisela en apuros que en un aliado real de Salander.

¿Es positivo el cambio de registro y reboot de esta nuevo capítulo de la saga Millenium?, la respuesta es completamente personal. Para mí, este dilema es el mismo que se suscitó cuando Fincher hizo su adaptación y comenzaron las comparaciones con la trilogía sueca: es otra visión, otros actores y otro registro de la misma historia. Si eres amante de las novelas y puedes pasarte el switch entre el “canon” y la nueva “no-canon-“, disfrutarás de una muy buena película de acción con toques de thriller policial. No podemos perder de vista que esta nueva entrega de Salander, más allá de venir de otro autor, obedece a un contexto y una narrativa completamente diferente. Claire Foy deja en alto el nombre de Lisbeth Salander y Fede Alvarez se descubre como un buen director de acción. Más allá de todo esto e independientemente del saldo que les merezca, The Girl in the Spider´s Web sigue trayendo a la mesa los temas de la trilogía original: la violencia, la corrupción y la necesidad de hacer justicia. Tópicos que constantemente saltan a la palestra en nuestro día a día y que no deberíamos perder jamás de vista.

Lo mejor: la actuación de Claire Foy, a la altura de las otras actrices que han encarnado a Lisbeth Salander. La dirección de fotografía y la atmósfera que posee la historia. Ver a Fede Alvarez en un registro diferente al habitual como director. Las escenas de Lakeith Stanfield.

Lo malo: la utilización del personaje de Mikael Blomkvist como un secundario (y desaprovechado). El poco desarrollo de Camilla Salander, una digna antagonista para Lisbeth. Cuando se compara con sus predecesoras, le faltó veneno y oscuridad a la historia.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.