The Economist (EIU): Si las presidenciales de EEUU fueran hoy ganaría Joe Biden

Composición Trump Biden
Composición Trump Biden

Para ganar la presidencia en Estados Unidos se requieren 270 votos electorales. De acuerdo con el reporte “Perspectivas de elecciones de EE. UU. 2020” de The Economist, el ganador hoy sería Joe Biden al obtener 350 votos frente a los 188 que lograría el actual mandatario Donald Trump.

Un completo reporte condensado en 11 páginas de la Unidad de Inteligencia de The Economist analiza la perspectiva de las elecciones que se celebrarán en noviembre y advierte que “ha cambiado drásticamente en los últimos meses”.

Perspectivas de elecciones de EE. UU. 2020 - The Economist by Globovision Tele on Scribd


Recuerda que a principios de 2020, Trump “parecía listo para ganar un segundo mandato presidencial”. Para entonces la economía “estaba en su racha de crecimiento más larga, con una tasa de desempleo en un mínimo histórico, y el campo demócrata estaba en desorden, con gran número de candidatos amenazando con dividir el voto demócrata”.

Sin embargo, señala el estudio, “todo ha cambiado”. Explica la investigación que la pandemia de coronavirus ha dado paso a la recesión económica más grave desde la década de 1930, eliminando años de crecimiento de empleos.

“Estados Unidos también está experimentando su ola más grave de disturbios civiles en medio siglo, ya que la frustración pública por la desigualdad racial y la brutalidad policial ha provocado protestas en todo el país”, abunda.

La respuesta de Donald Trump a ambas crisis “ha expuesto aún más su estilo divisivo, que es impopular entre los votantes independientes”, quienes “serán críticos para decidir el resultado de las elecciones”. Mientras tanto, los votantes demócratas se han unido detrás de su nominado, Joe Biden.

La carrera presidencial se disputará de cerca, pero la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU, según sus siglas en inglés) sostiene que las probabilidades cambiaron firmemente a favor de Biden.

Trump perdió el voto popular

El desplome del voto popular para el actual mandatario es de alrededor de 2%, pero sus márgenes en cuatro estados es cambiante: Michigan, Pensilvania, Florida y Wisconsin le valieron la mayoría en el Colegio Electoral en el pasado.

Si bien, Trump aún goza de una base sólida estimada en alrededor del 40-44% de la población, aún necesitará atraer votantes para derrotar a Biden.

Ambos candidatos tienen una base sólida, por lo que el resultado de las elecciones de 2020 se decidirá por dos factores principales:

  1) El comportamiento de los votantes independientes, en particular de aquellos ubicados en las áreas suburbanas y zonas industriales en dificultades, muchos de los cuales apoyaron a Trump en 2016.

  2) Influirá además la participación electoral en general.

En este marco, destaca el hecho de que “la campaña de Trump ha perdido la mayoría de sus ventajas anteriores en los últimos meses”. Como resultado, señala The Economist, “no esperamos que pueda generar suficiente apoyo de los ‘votantes indecisos’ para seguir el mismo camino estrecho hacia la victoria en 2020”.

Cambio clave: la economía de EEUU

El cambio más importante para la campaña de Trump es el estado de la economía. La esperanza de que se recupere con fuerza durante el tercer trimestre de 2020 a medida que se levanten las medidas de bloqueo por coronavirus “parecen exageradas”.

La investigación estima improbable “que el gasto de los consumidores se recupere a los niveles previos al coronavirus, hasta que una vacuna esté ampliamente disponible”, lo que no ocurrirá hasta finales de 2021, en el mejor de los casos.

Además, una débil demanda “continuará afectando a las empresas y probablemente mantendrá el desempleo alrededor del 10% en el momento de las elecciones (en comparación con el 3,5% en febrero)”.

Gestión de la crisis por coronavirus

Como presidente, Trump sigue siendo central en el esfuerzo para combatir la pandemia de coronavirus, lo cual le ofrece un nivel de atención mediática que cualquier candidato envidiaría.

En contraposición, Biden se ha visto obligado a hacer campaña desde su casa, incapaz de generar el mismo nivel de impulso (o donaciones) que normalmente obtendría de los mítines de campaña.

Sin embargo, “para Trump, las crisis nacionales en desarrollo han socavado los beneficios tradicionales de la incumbencia”. Su poder de decisión conlleva responsabilidad, y “su intensa exposición a los medios conlleva riesgos”.

Enfermeras en Estados Unidos protestan por falta de insumos 
“La mayoría de los estadounidenses desaprueba la forma en que la administración Trump ha manejado la crisis de COVID-19”, según los resultados publicados por el sitio web FiveThirtyEight.

Estas percepciones caen claramente a lo largo de las líneas del partido, con una mayoría de republicanos que aprueba el manejo de la crisis por parte de Trump. Pero el mandatario no necesita convencer a los republicanos acérrimos; “necesita convencer a los votantes indecisos”.

Además, “menos del 40% de los votantes independientes aprueban su respuesta”, agrega The Economist.

Tensiones entre Estados Unidos y China

Un posible deterioro adicional en las relaciones entre Estados Unidos y China también podría influir en las elecciones, particularmente si el acuerdo comercial entre ambos se derrumba, perjudicando a los agricultores estadounidenses, cuyos votos son críticos para Trump.

Compañero de fórmula

La elección del vicepresidente por parte de Biden también incide, dada su edad (77).

Dijo que elegirá a una compañera de fórmula, lo cual podría ayudar a calmar las preocupaciones entre las votantes sobre las acusaciones de conducta sexual inapropiada (que no han sido confirmadas y que Biden niega).

Si Biden elige a un demócrata progresista, puede que le resulte más fácil ganarse a los antiguos partidarios de Sanders, fortaleciendo su base de apoyo.

Incidencia de protestas en el país

Por otra parte, la “respuesta agresiva de Trump a las protestas” en todo el país generadas tras el asesinato el 25 de mayo de un desarmado George Floyd, por parte de un oficial de policía, también afectará sus perspectivas de reelección.

Trump aplica línea dura señalando a los manifestantes como “radicales de extrema izquierda” y “alentando el uso intensivo de la fuerza para dispersar las manifestaciones”. Este enfoque en la aplicación de la ley resonará con sus principales partidarios.

Sin embargo, su desdén por las protestas movilizará a los votantes negros y podría antagonizar a los votantes suburbanos. En este aspecto, The Economist estima que “lo más probable es que fortalezca la participación electoral de Biden a partir de estas dos características demográficas claves”.

El estudio señala que desde el inicio de las protestas de Black Lives Matter a fines de mayo, “los índices de aprobación netos de Trump han caído de -10.8% a -14.3%, un mínimo de 18 meses y un punto de partida poco envidiable para cualquier candidato a la reelección”.

The Economist Intelligence Unit 

The Economist Intelligence Unit (The EIU) es la división de investigación y análisis de The Economist Group, compañía hermana del periódico The Economist.

Creado en 1946, cuenta con más de 70 años de experiencia en la asesoría de empresas financieras y gobiernos “para comprender cómo está cambiando el mundo y cómo eso crea oportunidades para aprovechar y riesgos y gestionar”. Sus reportes son reseñados en distintos medios especializados del mundo.

Fuente: Globovisión.

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.