Telegram y Signal registran millones de descargas tras nuevas políticas de privacidad en WhatsApp

La actualización de términos y condiciones en el servicio de WhatsApp generó un repentino aumento en las descargas de redes sociales alternativas. Las nuevas políticas de privacidad que advierten recolección de información hicieron que los usuarios voltearan a ver otras opciones de mensajería digital.

Al darse a conocer la noticia, millones de usuarios tomaron la decisión de migrar a plataformas que consideraron más seguras como Signal y Telegram, las cuales registraron una enorme cantidad de descargas en los últimos días.

(Lea también: Dividir a gigantes tecnológicos como Facebook y Google, sugieren expertos antimonopolio a Joe Biden)

Tanto en App Store como en Google Play Store tuvieron más de 7.5 millones de descargas para Signal, de acuerdo con el reporte de Sensor Tower. En otras palabras, las instalaciones incrementaron 43 veces lo de una semana antes.

Una de las promesas que más atrajo a los lectores es la “encriptación punta a punta de última generación” que promete la plataforma. Sobre todo, la inclinación por esta red social se disparó luego de que el empresario Elon Musk la respaldara por medio de su cuenta de Twitter con tan solo dos palabras: “Use Signal”.

La demanda incrementó tanto que la empresa presentó complicaciones la semana pasada en el envío de códigos de verificación para nuevos usuarios.

“Seguimos rompiendo récords de tráfico y agregando capacidad a medida que más y más personas aceptan cuánto les disgustan los nuevos términos de Facebook”, publicó Signal en su cuenta de Twitter poco antes de solicitar a los usuarios que intentaran nuevamente ingresar al servidor si este había presentado problemas.

Por su parte, Telegram logró conjuntar 5.6 millones de descargas alrededor del mundo en la primera semana del año, de acuerdo con Apptopia.

Los propios internautas se unieron al debate de las políticas de información. Algunos recomendaban a otros usuarios que cambiaran de aplicación, mientras que otros destacaban que la recolección de datos era una práctica común de las grandes empresas.

El terror generado por la actualización surgió luego del anunció hecho por WhatsApp el pasado 4 de enero. Entre los datos que se recopilarían se encuentra como el número de teléfono, datos de transacciones, información relacionada con el servicio, información sobre cómo interactúa con otros e información del dispositivo móvil.

Sin embargo, la empresa se ha esmerado en recalcar que los mensajes se encuentran encriptados, por lo que no afectará los envíos que se hacen entre amigos y familiares.

El objetivo principal, aseguran, es mejorar la infraestructura, promover la seguridad y refinar el servicio, pero las advertencias no parecieron convencer a millones de personas que cambiaron de aplicación de mensajería.

Con información de Bloomberg e Infobae

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.