Tanto fumar como vapear aumenta riesgo de contagio de COVID-19

Los cigarrillos electrónicos provocaron daños pulmonares crónicos a un joven de 17 años
Los cigarrillos electrónicos provocaron daños pulmonares crónicos a un joven de 17 años - EFE

Fumar y vapear, ya sea por medio de cigarrillos de tabaco, cigarrillos electrónicos o pipas de agua, endurece las arterias, causa inflamación y daña el ADN, lo que conduce a una serie de problemas de salud y puede aumentar el riesgo de infección y muerte por COVID-19, según un estudio publicado este viernes en el 'European Heart Journal', el diario de la Sociedad Europea de Cardiología, que constituye la primera comparación mundial de los efectos de las tres formas de fumar y vapear.

Además, tanto fumar como vapear pueden aumentar el riesgo de que las personas se infecten con COVID-19, sufran síntomas peores y fallezcan, aseguran los investigadores, que se unen así a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, La Administración de Alimentos y Medicamentos y la Sociedad Europea de Cardiología para instar a los fumadores a que intenten dejar el hábito, independientemente del método de fumar que usen.

El estudio, que compara por primera vez los efectos de las tres formas de fumar y vapear sobre la salud humana y la función de las células que recubren los vasos sanguíneos (el endotelio), proporciona una visión general de la evidencia disponible sobre los productos químicos nocivos producidos y los mecanismos por los cuales fumar y vapear afectan al cuerpo. Los investigadores también observaron los efectos de cada uno en condiciones médicas que van desde derrames cerebrales hasta ataques cardíacos y cáncer de pulmón.

Encontraron que había varios buenos estudios que mostraban que, en general, los cigarrillos de tabaco eran más dañinos que los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, hubo pocos estudios buenos y grandes sobre los efectos adversos de las pipas de agua (a menudo denominadas narguiles, shisha o narguiles) y cigarrillos electrónicos sobre la disfunción endotelial, por lo que la evidencia fue más variable.

Efectos a largo plazo

Los investigadores dicen que los efectos a largo plazo de las pipas de agua y los cigarrillos electrónicos deben investigarse más a fondo. Mientras tanto, escriben, "fumar pipa de agua no es menos dañino que fumar tabaco y, por lo tanto, no puede considerarse una alternativa saludable".

Los investigadores revisaron una variedad de estudios consideran que proporcionan niveles de evidencia fuertes, buenos o medios sobre la nocividad de los tres tipos de fumar y vapear.

En comparación con los no fumadores, los cigarrillos de tabaco aumentaron el riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en un 704% (buen nivel de evidencia), las pipas de agua en un 218% (fuerte) y cigarrillos electrónicos en un 194% (buena). Los cigarrillos y pipas de agua aumentaron el riesgo de cáncer de pulmón en un 1.210% (fuerte) y 122% (fuerte) respectivamente, mientras que el nivel de evidencia de los cigarrillos electrónicos no fue suficiente para sacar conclusiones confiables.

También observaron cuánto las tres técnicas de fumar endurecieron las arterias, un indicador pronóstico importante para el riesgo de problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares. En comparación con los no fumadores, los cigarrillos de tabaco aumentaron la rigidez arterial en un 10%, las pipas de agua en un 9% y los cigarrillos electrónicos en un 7% (nivel medio de evidencia para los tres).

El primer autor de la revisión, el profesor Thomas Münzel, del Departamento de Cardiología del Centro Médico Universitario de Mainz, en Alemania, explica que esta revisión "se centra principalmente en los efectos adversos de estas tres técnicas de tabaquismo y vapeo en la disfunción endotelial y la relación con el estrés oxidativo y, en segundo lugar, con la enfermedad clínica".

"Las tres formas de fumar y vapear conducen a una mayor producción de radicales libres derivados del oxígeno en el tejido de los vasos sanguíneos, como el superóxido --continúa--. Esto descompone el óxido nítrico, que es liberado por el endotelio, y es importante para ayudar a que los vasos sanguíneos se dilaten y para proteger contra la inflamación y la obstrucción de las arterias".

Daño de células

Los investigadores dicen que los principales productos químicos tóxicos en el vapor del cigarrillo electrónico incluyen formaldehído y acroleína, así como trazas de productos químicos llamados metales de transición y compuestos orgánicos volátiles (COV), que se sabe que dañan las células.

En contraste, los cigarrillos de tabaco y el humo de la pipa de agua contienen una mezcla mucho más compleja de productos químicos nocivos y otras sustancias, mientras el humo de la pipa de agua contiene partículas sólidas, que se originan principalmente del carbón utilizado para quemar el tabaco. Esto también está presente en concentraciones más bajas en el humo del cigarrillo.

La nicotina está presente en los tres productos de tabaco, es adictiva y es responsable de los efectos biológicos nocivos, así como, en menor medida, de algunos efectos beneficiosos.

"Estos perfiles diferentes y superpuestos de compuestos tóxicos pueden ser una clave para comprender las similitudes y diferencias en los efectos adversos para la salud del tabaquismo y el vapeo, y deben investigarse en mayor detalle en futuros estudios", explica el profesor Münzel.

Los investigadores también observaron los efectos del tabaquismo y el vapeo en las infecciones por COVID-19, y señalan que, "según lo descrito por la OMS, fumar cigarrillos de tabaco y pipas de agua puede contribuir a una mayor carga de síntomas debido a COVID-19 en comparación con no fumar, incluido el ingreso a cuidados intensivos, que requieren ventilación mecánica, y sufriendo graves consecuencias para la salud".

Y concluyen que "no hay duda de que dejar de fumar es y seguirá siendo el enfoque más poderoso para prevenir la enfermedad cardiovascular y respiratoria inducida por fumar. Esto puede ser aún más importante a la luz de la pandemia de COVID-19 como el uso de productos de tabaco probablemente aumenta el riesgo de complicaciones cardiovasculares y otras complicaciones graves asociadas con COVID-19 en fumadores y vapeadores".

El profesor Münzel continúa señalando que, "dados los daños bien establecidos asociados con el consumo de tabaco y la exposición al humo de segunda mano, la OMS recomienda que los consumidores de tabaco deban dejar de fumar", con múltiples opciones como líneas gratuitas para dejar de fumar, programas de mensajes de texto móviles de apoyo, terapias de reemplazo de nicotina y otros medicamentos aprobados.

"La OMS también advierte que aunque los cigarrillos electrónicos parecen ser menos dañinos que los cigarrillos de tabaco, existe una creciente evidencia de que también pueden causar efectos secundarios en los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos y que el uso de cigarrillos electrónicos puede aumentar el riesgo de infección por COVID-19", añaden.

Los autores también abordan el tema de la publicidad del tabaco. En la UE, la publicidad de cigarrillos y productos de tabaco en la televisión y la radio no está permitida, aunque Alemania es el único país donde todos los productos para fumar se pueden anunciar en espacios públicos a través de vallas publicitarias, mientras en Estados Unidos se permite la publicidad de productos de tabaco y cigarrillos electrónicos en las vallas publicitarias.

"Los cigarrillos electrónicos se consideran principalmente productos de tabaco, pero las regulaciones en su publicidad no siempre son claras", advierte el profesor Münzel.

Fuente: Colprensa.

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.