Perfil | Rómulo Betancourt: El líder político que muchos consideran como el padre de la democracia venezolana

panorama

Conocido por muchos como "el padre de la democracia venezolana, Rómulo Ernesto Betancourt Bello fue una de las figuras más importantes en la política nacional e internacional en la Venezuela del siglo XX. 

Betancourt fue líder y fundador del partido Acción Democrática y sus contactos en la política lo convirtieron en un personaje influyente que mantuvo relaciones con países de todo el mundo.

Estuvo al frente del poder Ejecutivo en Venezuela dos veces, la primera como miembro de la Junta de Gobierno desde 1945 hasta 1948, y luego como Presidente electo que llevó las riendas del país desde 1959 hasta 1964. 

Su historia 

Nació en Guatire, en el estado Miranda, el 22 de febrero de 1908. Fue hijo de Luis Betancourt Bello y de Virginia Bello Milano, quienes le inculcaron una educación privada en esa misma población de Miranda, para luego iniciar sus estudios en Caracas y ser un estudiante de la Universidad Central de Venezuela. 

En su vida quedó remarcado su carácter rebelde ante la dictadura de Juan Vicente Gómez, pues formó parte de la "generación del 28", grupo de jóvenes críticos que fue perseguido por largos años por el régimen del momento.

Exiliado por la persecución, fundó y se unió a diversos partidos de la izquierda latinoamericana, y en ocasiones mostró cierto descontento con las ideas planteadas.

Sin embargo, sus intentos de derrocar el Gobierno de Venezuela se vieron frustrados por diversos motivos.

Su vida fue marcada por el exilio, lo que aprovechó para desarrollarse en la política latinoamericana y definir los ideales para regir un país.

Su pensamiento y doctrina

Su intento por formar una democracia integrada, a nivel nacional e internacional, permitieron que su ideología y su doctrina democrática se expandiera por la región y por el mundo.

Su perspectiva política lo llevó a fundar la conocida "Doctrina Betancourt" que fue establecida, según sus seguidores, al juramentarse en su cargo como Presidente frente al Congreso de la República en el Palacio Federal Legislativo, el 13 de febrero de 1959,  donde expresó estas palabras:

"Solicitaremos cooperación de otros Gobiernos democráticos de América para pedir, unidos, que la Organización de Estados Americanos excluya de su seno a los Gobiernos dictatoriales porque no sólo afrentan la dignidad de América, sino también porque el Artículo 1 de la Carta de Bogotá, acta constitutiva de la OEA establece que sólo pueden formar parte de este organismo los Gobiernos de origen respetable nacidos de la expresión popular, a través de la única fuente legítima de poder que son las elecciones libremente realizadas. Regímenes que no respeten los derechos humanos, que conculquen las libertades de sus ciudadanos y los tiranice con respaldo de las políticas totalitarias, deben ser sometidos a riguroso cordón sanitario y erradicados mediante la acción pacífica colectiva de la comunidad jurídica internacional".

A partir de esta proclama, estas premisas se usaron como instrumento para la protección de naciones democráticas, resultado de la libre elección del pueblo. Rechazando además la constitución de Gobiernos no legítimos, rompiendo relaciones diplomáticas con aquellos países dictatoriales y proclamando alianzas con aquellos que practicaban políticas democráticas con sus ciudadanos.

Con la Doctrina Betancourt, Venezuela mantuvo buenas relaciones con los Gobiernos democráticos en el continente, especialmente con el Gobierno de John F. Kennedy en Estados Unidos, Luis Muñoz Marín en Puerto Rico, Adolfo López Mateos en México y Alberto Lleras Camargo en Colombia. Por otro lado, cortó relaciones diplomáticas con los gobiernos dictatoriales del momento como fueron los de España, Cuba, República Dominicana, Argentina, Perú, Ecuador, Guatemala, Honduras y Haití.

La Opep y la economía

Entre las obras más importantes de su gestión como presidente de la República, se ubicaron aquellas ejecutadas cuando la economía del país iba centrada en la independencia económica de la nación, al aplicar el modelo de la Cepal referente a substituir importaciones impulsadas por el ministro de Hacienda, José Antonio Mayobre.

Para el año 1960 el ministro de Minas e Hidrocarburos, Juan Pablo Pérez Alfonzo suscribe en Bagdad, Irak, el acta de creación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con el cual se establece una alianza estratégica en materia petrolera junto a países exportadores de crudo, como Kuwait, Arabia Saudita, Irak e Irán. 

(Lea también: Especial | La OPEP: El cartel petrolero cumple 57 años jugando un papel importante en el mercado energético mundial)

Ese año Betancourt decreta la creación de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y de la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP).

Según el Banco Central de Venezuela, al final de su Gobierno se habían superado las marcas de los años precedentes en cuanto a cifras positivas de recuperación económica, pues la tasa de crecimiento económico fluctuaba entre el 4 y 5 %.

Obras de infraestructura

Asimismo, se invirtió una gran cantidad del dinero de la nación en la construcción de nuevas escuelas y liceos públicos, inaugurando más de 3.000 escuelas y 200 liceos en todo el país.

La matrícula escolar pasó de 850 mil alumnos (en 1958) a 1.6 millones en 1963, más del 90 % de la población estudiantil total asistía a las aulas de clase.

De igual manera  en 1962 se inauguraron obras de envergadura como el puente General Rafael Urdaneta sobre el Lago de Maracaibo, cuya construcción se inició bajo el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, pero no había sido concluida. También fue inaugurado el distribuidor El Pulpo en la ciudad de Caracas, así como otras obras de infraestructura vial en todo el país.

En Caracas se terminó la construcción del Parque del Este en el año 1961, el cual se convirtió en el parque urbano más grande de la capital.


Intento de magnicidio

Betancourt fue víctima de un intento de magnicidioEl 24 de junio de 1960 durante la celebración del aniversario de la Batalla de Carabobo se produce un brutal atentado terrorista contra su vida en Caracas.

Aproximadamente a las 9:30 de la mañana estalló una bomba en un carro estacionado, mientras pasaba uno de los vehículos de la escolta presidencial cercano al vehículo oficial, el cual se dirigía hacia el Paseo Los Ilustres.

El atentado dejó sin vida al jefe de la Casa Militar, coronel Ramón Armas Pérez, produjo quemaduras severas al presidente Betancourt y destrozó el vehículo presidencial.

Un grupo financiado por el entonces dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo, junto con un escaso grupo de militares venezolanos estuvieron involucrados en este fallido intento.

Betancourt envió un mensaje a la nación un día después de este suceso.

Su muerte

Días antes de su muerte había salido hacia Nueva York tras una invitación del presidente Luis Herrera Campins para asistir a un partido de béisbol en el Yankee Stadium.

Días más tarde, el 24 de septiembre de 1981, sufrió un derrame cerebral y el 28 del mismo mes murió, a las 4:17 de la tarde, en el Doctor´s Hospital de Nueva York, a los 73 años de edad.

Sus restos fueron trasladados a Venezuela y fue velado en la Casa de Acción Democrática en El Paraíso, en Caracas.