Reportaje | Gobierno y fabricantes se enfrentan por el pan de los venezolanos

Panaderia
Panaderia - Referencial

El tema de la producción, distribución y venta de pan está en las conversaciones del día a día de los venezolanos, puesto que es un alimento básico que forma parte de la dieta de los ciudadanos, que esperan que este producto se venda caliente y por montón.

En los últimos meses se ha podido apreciar en las calles que cada vez que las personas van a las panaderías, en algunas de ellas no encuentran pan y en otras se dan cuenta que no es tan fácil adquirirlo. 

El Gobierno nacional y los sectores vinculados a la industria del pan tienen diferentes visiones para explicar las razones de esta realidad que viven los venezolanos de a pie.  

Por un lado se habla de "boicot en la distribución de este producto alimenticio" y por el otro de "falta de insumos y materia prima para elaborar pan". Por ello se requiere una pronta solución concertada que permita regularizar la producción y distribución de este producto. 

La "Guerra del pan"

Versiones de sectores del Gobierno dicen que hay una "Guerra del Pan" , porque el "Estado ha suministrado todo lo necesario para el bienestar del pueblo" y no entienden el porqué de las colas en las panaderías.

Cortesía programa Reporte Estelar, Globovisión

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ordenó profundizar la lucha contra la especulación y remarcaje de precios para combatir lo que denominó la "Guerra del pan". 

Para ello se armó un equipo de trabajo conformado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), el Sunagro, la Sundde y otros organismos gubernamentales para cumplir protocolos del llamado "Plan 700", que se está implementando en el Distrito Capital con una serie de normativas a cumplir por parte de los dueños de panaderías, que ha traído como consecuencia la toma de algunas panaderías de Caracas por incurrir en delitos. 

El dirigente nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Eduardo Piñate, expresó, en una entrevista telefónica para la página web de Globovisión, que el problema central de esta situación "no es por escasez, sino manipulación de la materia prima por parte de los dueños de panaderías".

"A través de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) se ha elevado el abastecimiento de alimentos gracias a su producción y distribución y porque ahí no hay inflación (...) entonces eso ha generado un ataque sobre la base del pan", refirió Piñate.

El miembro de la tolda roja resaltó que han denunciado que los dueños de panaderías han realizado "acaparamiento, desviación de harina a la comercialización de otros rubros y venta de las mismas, cuando la compran a precio regulado", al tiempo que destacó que el Gobierno ha dotado de harina panadera para el bienestar del pueblo".

Indicó que más allá de lo que puedan decir las federaciones y organizaciones vinculadas con este rubro alimenticio, "me baso en lo que dice el ministro de Agricultura y Tierra, Wilmar Castro Soteldo: 'hay suficiente dotación de trigo en el país'".

Sobre el tema de la "ocupación temporal por 90 días"  anunciada por la Sundde, manifestó que las "panaderías serán devueltas a sus dueños" y que "no es una expropiación".

Por otro lado el ministro del poder popular para la alimentación, Rodolfo Marco Torres, anunció a través de su cuenta en la red social twitter, la entrega de materia prima a 114 panaderías comunales en el Distrito Capital, que trabajarán con los Clap.

"Falta de materia prima"

Hace tres años la Federación Venezolana de Industrias de la Planificación y Afines (Fevipan) denunció que había problemas de suministro de harina de trigo para las panaderías "por problemas en los molinos en Puerto Cabello", y días atrás Fetraharina denunció la paralización de dos molinos para procesar trigo por falta de materia prima. 

Sobre este tema también se ha manifestado la presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Cipriana Ramos, quien expresó que el problema "no es distribución, sino de producción", además indicó que las colas en las panaderías "se deben a que el venezolano ya no tiene harina de maíz para preparar su arepa todos los días, y necesita buscar qué comer".

En esa misma línea de idea está la Federación Venezolana De Industriales De La Panificación Y Afines (Fevipan), que señala que "el inconveniente está en la falta de insumos y divisas que han generado escasez", así mismo la Federación Nacional de Trabajadores de la Harina (Fetraharina) opina que "se necesitan 120 mil toneladas de mensuales de trigo panadero y las divisas que otorgan solo alcanza para 4 mil".

"Problema estructural" que afecta al ciudadano

El presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli, se pronunció sobre esta situación en una entrevista telefónica para la web de Globovisión y manifestó que es un "problema del país que no solo tiene que ver con un rubro en particular, sino que existe un inconveniente estructural, que hoy está tocando la puerta a los panaderos".

 "Se deben realizar los correctivos de fondo que pasa por la revisión de control de cambio y el tema de la importación (...) efectivamente, el Gobierno está suministrando la harina panadera, pero no es suficiente para abastecer a la población", refirió León Parilli.

En cuanto a los panaderos explicó que "están obligados a administrar esa materia prima a la realización de pan canilla"

Indicó que los ciudadanos "a falta de harina de maíz precocida optaron por alimentarse con pan", además rechazó la medida implementada por la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Carolina Cestari, en la que se vende dos panes diarios por familia en parroquias del centro de Caracas, porque según León Parilli "una familia necesitan más de dos panes canillas para alimentarse diariamente".

Visión del panadero

Dueños de panaderías en Caracas entrevistados por Globovisión dieron su posición sobre el "Plan 700".

"El Gobierno diseñó este plan con la intención de trabajar de la mano con la empresa privada, para intentar cubrir la gran demanda de alimentos que hay en el país (...) Se realizaron la respectivas fiscalizaciones y las inspecciones para asegurarse de la producción efectiva de la harina de trigo y su óptima distribución", indicó uno de los dueños de una panadería ubicada al noreste del municipio Libertador que pidió que no revelaran su nombre.
"Este plan propuso la distribución de 300 sacos de harina de manera que se utilizaran 10 sacos por día ( 9 para pan y uno para pastelería), además exigen la elaboración de esa cantidad de harina aunque eso signifique dejar los depósitos vacíos y pueden transcurrir varios días sin que los molinos despachen. Además, se ha generado un sobre esfuerzo en el área de producción, porque se debe amasar mínimo 10 sacos de harina diario, que anteriormente eran cinco", agregó otro panadero que igual se mantuvo en el anonimato.

Los entrevistados indicaron que este plan ha afectado la atención y el servicio en sus panaderías porque "se ha destinado la mayor parte a la elaboración, empaquetado y despacho de estos productos (pan canilla y francés) (...) Se ha limitado la elaboración otros productos de la panadería, que a pesar de no ser catalogados de primera necesidad, también tienen demandan y generan ganancias que ayudan a cubrir los gastos que genera una panadería".

Asimismo, indicaron que "al hablar de materia prima los distintos voceros hablan de la harina de trigo. La elaboración del pan requiere levadura, manteca, azúcar, sal y esencias. Algunos de estos productos son difíciles de conseguir y cuando se consiguen mayormente son importados, lo que provoca más gastos". 

Estos son los diferentes escenarios en torno a la producción, distribución y venta del pan en el país, mientras los ciudadanos comunes solo esperan que exista una pronta solución, que sea concertada entre los diferentes sectores y que les permita llevar de forma regular este importante alimento a sus casas. 

Encuesta en Twitter

El equipo web de Globovisión, realizó una encuesta a través de la red social Twitter. Un total de 1129 usuarios de Twitter manifestaron su postura ante la situación actual de la distribución y producción de pan.

Un 48% indica que se debe a la falta de insumos; mientras que el 41% de los votantes manifiestan que es por los controles gubernamentales; 7% atribuye la situación a un boicot de las panaderías; y finalmente un %4 aseguró que se debe al incremento de la demanda.