Reportaje | ¿Puede el Acuerdo de París subsistir sin la presencia de Estados Unidos?

AFP

El presidente de los EEUU, Donald Trump, sigue generando polémica con sus controversiales decisiones. Una de las más recientes se dio el pasado 1 de junio con el anuncio del retiro de la nación norteamericana del Acuerdo de París sobre el cambio climático, el cual fue aprobado por 195 países el 12 de diciembre de 2015.  

Trump argumentó que tal decisión se tomó por las "pesadas cargas financieras y económicas impuestas" a EEUU a pesar de ser el segundo país que más gases produce y que dan origen al efecto invernadero. 
Cortesía Excélsior TV

Asimismo, el mandatario norteamericano señaló que el Acuerdo de París es "desventajoso para Estados Unidos" y denunció que el mismo "no es tan duro con China e India".

¿Qué establece el acuerdo?

El Acuerdo de París fue suscrito con el objetivo de buscar una alianza para combatir los cambios climáticos  y reducir el impacto que tienen en la población mundial. 

Ante esta preocupación, se establecieron las siguientes metas en pro del bienestar del planeta: 

- Mantener la temperatura global "muy por debajo" del equivalente a 2ºC por encima de la época pre-industrial y que "se esfuercen para limitar" el alza todavía más: 1.5ºC.
-Limitar la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por causa de la actividad humana al nivel que lo que los árboles, suelos y océanos pueden absorber naturalmente, empezando en algún momento entre 2050 y 2100.
-Revisen la contribución de cada país a la reducción de esas emisiones cada cinco años, con la idea de aumentarla.
-Que los países más ricos ayuden a las naciones más pobres proporcionándoles "financiamiento climático" para adaptarse al cambio climático y adoptar energías renovables.

Rechazo a la decisión 

Tal como ocurrió con otras decisiones polémicas de Donald Trump, las reacciones de rechazo no se hicieron esperar, como el presidente de Francia, Emmanuel Macron quien a pesar de no compartir su visión, la respeto e invitó al gremio científico y empresario estadounidense a sumarse a la iniciativa. 

Cortesía El Financiero Bloomberg

Subsistencia del Acuerdo 

De acuerdo con el ecologista, Antonio De Lisio, la ausencia de Estados Unidos es importante, sin embargo consideró que de acuerdo a los protocolos establecidos la misma no es inmediata. 

En una entrevista al portal web de Globovisión, indicó que en vista que Estados Unidos es un Estado federal, Trump no tiene influencia total sobre las entidades que son pro ecologistas, las cuales puede seguir implementando el Acuerdo. 

A juicio de De Lisio el retiro de la nación norteamericana no puede ser tan determinante, por la presencia de China y la ratificación del acuerdo por parte de las principales potencias europeas.  

Clausula de retiro

A propósito de esto el abogado, internacionalista, y profesor universitario, Jesús Zárraga, afirmó que el retiro de EEUU aún no se ha materializado, en vista de que el Gobierno no ha enviado la comunicación oficial a las Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Asimismo, resaltó que de acuerdo al artículo 28 del Acuerdo la decisión de Trump solo puede materializarse después de tres años  a partir de la fecha de entrada en vigor del Acuerdo (4 de noviembre de 2016).

En este sentido, el mismo texto establece también que la denuncia surtirá efecto al cabo de un año contado desde la fecha en que el Depositario haya recibido la notificación correspondiente o, posteriormente, en la fecha que se indique en la notificación, lo que quiere decir que el retiro podría tener efecto en 2020. 

Posibles estrategias de Trump 

Por su parte, Zárraga comentó que entre las posibles estrategias de Trump con este anuncio está  medir la opinión pública mundial respecto al tema en busca de una perspectiva unilateral para buscar una fórmula de renegociación. 

También podría interpretarse como una forma de "crear un efecto dominó" que conlleve a otros países a tomar la misma decisión y lograr una disminución de los compromisos.

A pesar del escenario, el Acuerdo de París luce sólido luego de concretarse un gran consenso tras el Protocolo de Kioto, en busca de resolver los grandes desafíos que presenta el tema del cambio climático.