Putin exhibe su influencia en Libia reuniendo a las dos partes en conflicto

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha exhibido este lunes la ascendencia que ejerce Rusia sobre el conflicto libio reuniendo a las dos partes enfrentadas en Moscú para que refrenden el frágil alto el fuego que firmaron el sábado. 

Putin consiguió juntar al jefe del Gobierno de Unidad, Fayed el Serraj, respaldado por el Gobierno turco, y al mariscal Jalifa Hafter, quien recibe su apoyo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y de la propia Rusia, reseñó El País.

Nueve meses y 1.500 muertos después, ambas partes se disponen a ampliar la tregua aceptada el sábado bajo los auspicios de Putin y del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Pero como suele suceder en Libia, el peso de las potencias extranjeras es siempre relativo, incluso cuando se trata del propio Putin. 

El objetivo era que las partes enfrentadas fijaran un alto el fuego con sistemas de verificación permanente. Incluso llegó a filtrarse en los medios libios supuestos borradores del acuerdo. Todo el mundo iba a salir favorecido en la foto, desde el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el de Defensa, Serguéi Shoigu, hasta sus homólogos turcos, Mevlut Cavusoglu y Hulusi Akar. Pero Hafter, de 76 años, pidió más tiempo para reflexionar. 

(Lea también: México extradita a EEUU a ocho presuntos narcotraficantes)

El encuentro pareció aguarse, aunque Lavrov se mostraba optimista. "[Hafter] ve el documento de manera positiva y así espero que sea su decisión", señaló el titular ruso de Exteriores. "Hemos tenido en cuenta las sugerencias, especialmente las del lado de Hafter, para llegar a un entendimiento mutuo", aseguró el turco Cavusoglu. 

La buena noticia, a pesar de todos los contratiempos y de las múltiples violaciones que denuncian ambas partes, es que el frágil alto el fuego aún perdura. Y prueba de ello es que el aeropuerto internacional de Mitiga, en Trípoli, volvió a estar operativo tras varias semanas en las que los bombardeos de Hafter impidieron el tráfico de vuelos civiles.

La reunión en sí ya ha supuesto un logro diplomático para el líder ruso. La Unión Europea, Naciones Unidas y Estados Unidos habían reclamado durante meses el fin de los combates. No se había logrado ningún avance hasta que Rusia y Turquía, con intereses energéticos en el país con mayor reservas probadas de petróleo en África, se han empleado a fondo. 

Hafter se ha beneficiado de la llegada de cientos de mercenarios rusos que han logrado inclinar la guerra a su favor, hasta conquistar el bastión de Sirte. Y Erdogan ha dado un paso al frente y ha conseguido que su Parlamento apruebe el envío de soldados regulares a Libia.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter