Problemas del Note 7 redujeron un 16,8% el beneficio neto de Samsung

Google

El beneficio neto de Samsung Electronics en el tercer trimestre cayó un 16,8 por ciento interanual, informó hoy la compañía en Seúl, por los problemas con el Galaxy Note 7, que fue llamado masivamente a revisión en septiembre antes de su retirada del mercado.

El beneficio neto del gigante de la electrónica alcanzó 4,54 billones de wones (3 mil 660 millones de euros/ 3 mil 995 millones de dólares) en el tramo julio-septiembre, según su hoja de resultados presentada este miércoles.

Samsung Electronics también redujo su beneficio operativo en el mismo período un 29,6 por ciento en términos interanuales hasta 5,2 billones de wones (4 mil 190 millones de euros, 4 mil 575 millones de dólares).

En cuanto a las ventas, la multinacional surcoreana comercializó sus productos en todo el mundo por valor de 47,8 billones de wones (38 mil 500 millones de euros, 42 mil millones de dólares) entre julio y septiembre, un 7,5 por ciento menos que en el mismo trimestre de 2015.

"El negocio de telefonía móvil vio caer significativamente sus beneficios respecto al trimestre anterior debido a los efectos de la suspensión del Galaxy Note 7", explicó en un comunicado la empresa con sede en Seúl.

La división de telefonía móvil de Samsung, normalmente la más rentable, publicó un beneficio operativo de mil millones de wones (806 millones de euros, 880 millones de dólares) en el tercer trimestre, en comparación con los 2,4 billones de wones (mil 930 millones de euros, 2 mil 110 millones de dólares) del mismo período del año pasado.

Samsung Electronics anunció una llamada a revisión masiva del Note 7 en septiembre debido a varios casos de incendio en los dispositivos, poco después de su salida al mercado el mes anterior, y finalmente en octubre decidió retirar del mercado el modelo al persistir el problema.

La mayor parte de los beneficios de la firma en el tercer trimestre correspondieron a la unidad de semiconductores, que acumuló un beneficio operativo de 3,37 billones de wones (2 mil 720 millones de euros, 2 mil 970 millones de dólares), si bien este fue un 7,9 por ciento menor en comparación a julio-septiembre de 2015.

De cara al último trimestre del año, la empresa espera un repunte en sus beneficios por el aumento de la demanda de sus "smartphones" Galaxy 7 y 7 Edge en la temporada alta de compras navideñas y la salida al mercado de nuevos modelos de gamas media y baja, según el comunicado.