Primer caso de falsificación GPS podría ser obra de Rusia

El pasado 22 de junio, la Administración Marítima de los Estados Unidos presentó un reporte acerca de una incidencia en el Mar Negro. El capitán de un buque ubicado en el puerto ruso de Novorossiysk reportó que su GPS los situaba en un lugar equivocado, concretamente a más de 32 kilómetros tierra adentro, en el aeropuerto de Gelendjik.

Al percatarse de esto, el capitán se puso en contacto con otros barcos cercanos y la sorpresa fue que sus señales AIS, que se usan para identificar de forma automática los buques, colocaban a todos dentro del mismo aeropuerto. En total 20 barcos fueron afectados y la conclusión a la que han llegado algunos expertos, aún sin confirmación oficial, es que se trató del primer caso documentado de 'GPS spoofing', es decir, falsificación de señales GPS.

Al parecer Rusia está probando nuevos juguetes

Desde hace muchos años se ha advertido del uso del GPS spoofing en tácticas militares, sin embargo, no se ha podido demostrar que está siendo usado a gran escala por algún país. La teoría nos dice que este tipo de falsificación es capaz de suplantar la ubicación de un objeto para colocarlo en otro lugar, algo que podría servir para un sinfín de aplicaciones.

(Lea también: Naves Soyuz comenzarían a emplearse para turismo espacial tras su sustitución)

A día de hoy, el mayor problema al que se enfrentan las fuerzas marítimas respecto al GPS es el jamming, el cual crea una interferencia en la señal confundiendo al receptor y bloqueándolo. Para este tipo de ataques, los receptores GPS están equipados con una alarma que avisa cuando perdieron la señal, es decir, es sencillo detectar cuando alguien está tratando de bloquear la señal GPS.

Sin embargo, el jamming hace que el receptor muera, mientras que el spoofing hace que el receptor mienta, y para éste último no hay alarmas o formas de saber qué está ocurriendo, de ahí la preocupación acerca de esta nueva arma electrónica.

Todd Humphreys, investigador de la Universidad de Texas en Austin, ha investigado el uso del spoofing desde 2013, demostrado que el buque con el más avanzado de los receptores GPS puede ser sacado de su curso y ocasionar caos de una forma relativamente sencilla.

Para Humphreys, lo ocurrido en el Mar Negro es obra de Rusia, quien desde hace años está experimentando con este nuevo formato de guerra electrónica. El año pasado, miles de personas en Moscú reportaron que sus smartphones estaban fallando al mostrar una ubicación errónea, algo que fue más evidente ante el éxito de 'Pokémon Go'. El fallo se centraba en la zona aledaña al Kremlin, trasladando a cualquier persona al aeropuerto de Vnukovo, a 32 km de distancia.