¿Por qué los perros perdieron el sentido de la solidaridad al domesticarse?

Un estudio publicado en la revista PLOS One analiza el comportamiento social de los perros frente al de sus antepasados, los lobos. Mediante pruebas de laboratorio, los investigadores llegaron a la conclusión de que los caninos han perdido el sentido de la solidaridad con los de su propia especie.

Los lobos muestran una gran camaradería, son muy “prosociales”, capaces de realizar acciones voluntarias que beneficien a un tercero. Pero hace 15.000 años, algunos cánidos se convirtieron en animales dóciles, cuando empezaron a ser domesticados por los humanos. Desde entonces, dichas habilidades sociales se fueron perdiendo.

“Durante la domesticación, los perros perdieron cierta confianza mutua y, por lo tanto, ya no necesitan tener tanta consideración por las necesidades de los perros como los lobos", explica Rachel Dale, de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena.

Pruebas de laboratorio

Los investigadores realizaron una serie de pruebas ideadas para medir la conducta social en ambos animales. En ellas, tanto perros como lobos tenían la oportunidad de accionar un mecanismo que le regalara una pieza de comida a un compañero en una estancia contigua. 

Las pruebas se hicieron junto a miembros de la manada, es decir, congéneres con los que se habían criado y convivían.

Los resultados mostraron que los lobos tuvieron un comportamiento notablemente solidario hacia sus compañeros de grupo y les proporcionaron  comida muy por encima de los escenarios de control establecidos por los científicos. Los perros no. Ellos no mostraron ninguna respuesta social hacia sus compañeros. Incluso, accionaban más veces el mecanismo para enviar comida a la otra estancia cuando estaba vacía, porque así tenían más para sí mismo.

El estudio pudo corroborar el gran interés de los lobos por el bienestar de la manada. No obstante, cabe señalar que dicha camaradería no es universal. Ellos solo mandaban comida a los de su grupo, no lo hacían con los miembros de otro grupo.

¿Hemos vuelto egoístas a los perros?

Los lobos dependen de la cooperación en  muchos aspectos de su vida como la caza, la defensa del territorio e incluso la reproducción. Los perros criados en libertad, en cambio, cooperan menos que los lobos, ya que usualmente se alimentan y se crían solos, aunque en algunos estudios se ha visto que los perros tienen ese sentido de la solidaridad hacia otros perros de su entorno, quizás heredado de sus antecesores.

"Como científica, es difícil para mí ser tan directa como decir que los perros pueden ser más egoístas que los lobos. No hemos demostrado que le quitarían activamente la comida a otros", advierte Dale. "Sin embargo, puedo decir que a través de nuestra serie de estudios hemos demostrado que tienen menos probabilidades que los lobos de donar alimentos a otros de su propia especie", añadió.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.