Por qué las cortaduras con una hoja de papel duelen tanto

Referencial
Referencial - BBC

El papel parece totalmente inofensivo, pero cualquiera que haya rellenado la fotocopiadora u hojeado un libro demasiado rápido sabe que este humilde material alberga un profundo y oscuro secreto.

Debidamente desplegado, puede ser un arma seria: las cortaduras con papel son lo peor.

No existen muchos esfuerzos de investigación científica dirigidos a comprender el dolor causado por estas, probablemente porque nadie se registraría para un estudio que involucre a un investigador en el acto de infligir intencionalmente este tipo de tortura a los participantes en la investigación.

Pero de acuerdo con el doctor Hayley Goldbach, médico residente en Dermatología en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), "podemos utilizar nuestro conocimiento de anatomía humana para ayudarnos en este asunto".

Para empezar, hay muchos más receptores de dolor incrustados en las yemas de los dedos que en casi cualquier otra parte del cuerpo.

Sin embargo, Goldbach se apresura en señalar que "probablemente también dolería mucho si un papel cortara el rostro o los genitales, si es que puedes imaginar eso".

Así, mientras que la cortadura de papel en el brazo, el muslo o el tobillo podría ser molesta, posiblemente sería más trivial que la intensa sensación de ardor que tiende a producir un tajo en los dedos provocado por el papel.

A menos que tengas el cuidado de cubrirla con un vendaje y tal vez un poco de ungüento antibiótico, los nervios que el papel expone cuando desgarra tu piel continúan expuestos al mundo exterior, y eso solo los irrita más.