Perfil | Luis Mariano Rivera: El compositor que le cantaba a la esperanza

Alba Ciudad

El cantante, compositor, poeta y dramaturgo Luis Mariano Rivera Font, falleció el 15 de marzo de 2002 en su estado natal Sucre. Siendo catalogado como una de las figuras más emblemáticas de la música y composiciones venezolanas. 

Durante muchos años su vida estuvo enmarcada en las raíces campesinas, siendo esta una forma de vida y tradición familiar. Quedó huérfano y llegó a convertirse en peón de la hacienda de su propio padre.

 "Allí empecé a crecer entre la pobreza y conmigo los piojos, la nigua y todos esos males que hicieron presa de mí. Pero pasaba algo en mis adentros: sentí amor por todas las cosas, nunca llegué a odiar, ni siquiera a mi padre, a quien todavía guardo respeto. Así crecí, entre el amor y el dolor porque el dolor es una escuela. Todo eso que yo viví hoy lo traduzco en mis canciones y en mis versos", refirió.

Parte de su educación formal la mantuvo hasta el tercer grado de primaria, no obstante a pesar de ser un casi analfabeto, mantuvo su cordura y brindó la oportunidad a través de la perseverancia y el trabajo continuo a las personas que lo rodeaban.

Cortesía Colombeia

En él el uso de instrumentos musicales, y el recitar frases en público eran de gran expresión cultural. 

Cumplidos los 38 años de edad decide acudir a una escuela, donde aprendió a escribir y a leer.

Vida musical 

Su época como músico y poeta comenzó a explotarla a los 48 años de edad. Relataba que los más importante de la trayectoria que podría tener como un compositor venezolano era la necesidad de llevar el mensaje a los lugares más olvidados y cantarle a las mínimas cosas de la vida. 

"La música y los versos empezaron a dibujar mi existencia", indicó.

Fue conocido como un hombre de pocas palabras, pero de gran sensibilidad, le gustaba llegar a los corazones más desolados y tristes, esperando dejar un positivo mensaje. 

"Un diciembre mis amigos querían cantar una nueva parranda, pero no tenían idea de por dónde empezar, así que escribí una canción para ellos", dijo.

La música de Luis Mariano Rivera ha recorrido toda Venezuela, América entera y más allá

El continente Asiático formaba parte de sus escuchas, de cada composición que podrían llegar a ser  versionadas por cantantes de esas tierras. El famoso Paul Mauriat versionó la canción Juana Francisca y la convirtió en un éxito de la música instrumental en Japón.

Una de las más populares canciones en el mundo es la versión de Canchunchú Florido que hiciera de forma magistral La Orquesta Filarmónica de Londres.

En 1975 recibió su primer reconocimiento en el Poliedro de Caracas, en 1991 le otorgaron el Premio Nacional de la Cultura Popular y en 1994 lo designaron Patrimonio Viviente del estado Sucre



Composiciones para recordar  

Entre las canciones más significativas de este multifacético artista son la inolvidable Canchunchú Florido, Cerecita, El Mango, Cundeamor, Carúpano Tierra Mía, La Guácara, Mi Comay Juana María, entre otras muchas canciones que siguen en el recurso venezolano. 

Estas composiciones han sido una gran muestra del creador que no sólo regaló canciones sino que también inspiró a otros para que sus poemas se convirtieran en cantos populares. 

En la actualidad muchos temas más salidos de su alma se mantienen en las voces de múltiples cantores venezolanos como patrimonio cultural y artístico de la región.