Perfil | Andrés Eloy Blanco: Emblema de la poesía y la política venezolana del siglo XX

Diversos acontecimientos marcaron la historia de Venezuela en el siglo XX. Así como hechos relevantes, también tuvieron protagonismo varios personajes que dejaron huella en la memoria colectiva del venezolano. En este contexto entra Andrés Eloy Blanco, quien fue abogado, escritor, humorista, político venezolano y emblema de la poesía venezolana.

Andrés Eloy Blanco Meaño, nació un 6 de agosto de 1897 en Cumaná, estado Sucre. Sus padres fueron Luis Felipe Blanco y Dolores Meaño. Su infancia transcurrió en la Isla de Margarita, hasta que se mudó a Caracas en 1908 para estudiar en el Colegio Nacional. 

Luego ingresó a la Universidad Central de Venezuela, donde cursó la carrera de Derecho y se graduó en 1919.

Como político 

En 1928 formó parte del grupo de estudiantes universitarios que se alzaron en contra de la dictadura del general Juan Vicente Gómez, enmarcada en la denominada “Generación del 28”. 

Entre 1928 y 1933 estuvo en la prisión de La Rotunda, de donde fue trasladado al castillo Libertador de Puerto Cabello (1933-1934).

Tras pasar varios años en el exilio y luego de la muerte de Juan Vicente Gómez, fue nombrado como Jefe del Servicio de Gabinete en el Ministerio de Obras Públicas, por el presidente de ese entonces, Eleazar López Contreras. 

Posteriormente fue transferido a la Inspectoría de Consulados hasta 1937. Fue uno de los fundadores del partido ORVE y después militante del Partido Democrático Nacional (PDN) y resultó electo presidente del Consejo Municipal del Distrito Federal. 

Cabe destacar que Eloy Blanco fue miembro fundador del partido Acción Democrática (AD). Luego pasó a ser presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (1946-1947), para después desempeñarse como ministro de Relaciones Exteriores en el Gobierno de Rómulo Gallegos. Representó a Venezuela en la Asamblea de las Naciones Unidas (París 1948). 

Como poeta

"Que pena de medio luto, tiene la Flor de Apamate. ¡Que pena de medio luto, desde que tú te marchaste! Tu marcha me echó en las venas los morados de la tarde, la sangre me quedo viuda como la Flor de Apamate", Andrés Eloy Blanco.

Cuando se graduó en Derecho, ya había publicado sus primeros versos. Pero su gran salto a este arte fue cuando obtuvo el primer premio en los Juegos Florales de Santander (Cantabria), España, con su poema "Canto a España". Más tarde en 1924 fue nombrado miembro de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.

En contraste con su vida política y mientras atravesaba los sinsabores de la prisión, Andrés Eloy Blanco escribía versos que luego sus hermanas pasaban en limpio. Estando en condición de reo escribió "Barco de Piedra", "Malvina Recobrada" (1937), "Abigail" (1937) y "Baedecker 2000".  

"Cuando tú te pongas vieja, cuando yo me ponga viejo, nos quedarán los labios y el silencio", Silencio de Andrés Eloy Blanco.

Tras ser liberado se le prohibió hacer manifestación pública, por lo cual se dedicó de lleno a las letras. En 1934 publicó "Poda", con poemas tan conocidos como Las "Uvas del Tiempo" y "La Renuncia"

Otros poemas muy famosos son "Coplas del amor viajero", "Silencio (3 )" y "La Hilandera". Un año después (1935) publicó La "Aeroplana Clueca".

En su extensa gama de poemas también figuran: "Coloquio bajo la palma", y la emblemática "Píntame Angelitos Negros", entre otros versos. 

"Si sabes pintar tu tierra, oye, tu tierra, si has de pintar tu cielo como el sol que tuesta blancos, como el sol que suda negros, aunque la Virgen sea blanca, píntame angelitos negros", Andrés Eloy Blanco.

Luego de exiliarse en México por varios años y entregarse por completo a sus obras, en 1955 perdió la vida en un accidente de tránsito. 

El 6 de junio de ese año sus restos fueron trasladados a Caracas para su sepelio, realizado entre estrictas medidas de seguridad.