Obama: Toda la región está interesada sobre lo que sucede en Venezuela

Conferencia de Obama y Raúl Castro
Conferencia de Obama y Raúl Castro - EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este lunes en conferencia de prensa desde La Habana que "toda la región está interesada en ese país (Venezuela) y responde a cuáles son las aspiraciones de ese pueblo, creo que ese es un interés que todos debemos compartir".

Previamente, el jefe de Estado cubano Raúl Castro expresó su preocupación por "la desestabilización que se intenta fomentar en Venezuela, lo cual es contraproducente para el ambiente en el continente".

Destacó que durante la reunión con Obama no alcanzó el tiempo para profundizar sobre éste y otros temas de carácter regional.

Sobre las relaciones entre Cuba y EEUU, Castro aseguró que hay algunas diferencias que "no van a desaparecer", principalmente por los sistemas políticos y económicos que rigen en cada Estado.

Señaló que ambas naciones firmarán nuevos acuerdos en materia de agricultura, seguridad y salud. "Sobre ésta última hemos acordado el apoyo en enfermedades como el zika y el cáncer, esta cooperación no solo es beneficiosa para estos países sino para el hemisferio", añadió.

Aunque Castro reconoció los esfuerzos de Obama contra el bloqueo, denunció que estos no han sido suficientes.

"Para avanzar hacia la normalización también será necesario que se abandone el territorio ocupado en la Base Naval de Guantánamo".

Más temprano, el jefe de Estado norteamericano colocó una ofrenda floral en el monumento a José Martí que se encuentra en la Plaza de la Revolución.





Una visita del presidente de Estados Unidos al corazón del poder político cubano habría sido impensable antes de que los viejos enemigos acordaran, a fines del 2014, acabar con más de medio siglo de agresiones diplomáticas recíprocas.

"Es estupendo estar aquí", dijo Obama el domingo a los trabajadores de su embajada en La Habana, reabierta el año pasado. "Es una visita histórica. Y es una oportunidad histórica para trabajar directamente con el pueblo cubano".

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales, Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias. Las autoridades cubanas consideran el embargo económico impuesto por Washington en 1962 como el principal obstáculo hacia la normalización total de sus relaciones.

Cuba exige, además, la devolución del territorio donde se levanta una base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo, así como el cese de transmisiones "ilegales" de radio y televisión dirigidas a su territorio.

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos aspirantes republicanos a la Presidencia de romper relaciones con Cuba, Obama está decidido a que no haya vuelta atrás en el proceso de normalización de ambos países, apenas separados por 145 kilómetros pero enfrentados por décadas.