Nueva Zelanda de luto

Michelle Hyslop / AFP

Hacemos un alto para repudiar un hecho abominable, perpetrado dentro de un par de mezquitas de Nueva Zelanda, que deja 49 fallecidos y 36 heridos. Un evento planificado, que replica un video juego con la utilización de armamento de guerra y transmitido en tiempo real, algo surrealista.

El asesino esta vez no fue un musulmán; se trata de un australiano “supremacista blanco”, sin embargo hay mucha tela que cortar, veremos sorpresas en la investigación; cuidado y no hayan grupos islamistas detrás de esto. Recordemos que la mayoría de los asesinatos del Estado Islámico y de las miles de franquicias terroristas por el mundo se enfilan en contra de su propia gente, pues tienen un enredo grande en la interpretación de sus textos sagrados. 

Hay algunos elementos alrededor de esta masacre que no deben pasar por alto: la conexión del asesino con Turquía y su paseo, por países con mucha presencia musulmana.

La primera ministra de Nueva Zelanda, a la que este atentado le aumenta su popularidad por venderse cercana al Islam, en vez de resolver el lío que tiene dentro en su país, le pide a Trump “simpatía y amor por los musulmanes”, ¿pero qué tiene que ver Mister Trump en eso? Dejémoslo quieto; él está ocupado con el tema Venezuela.

Nueva Zelanda abrió las puertas a emigrantes sin control alguno,   quienes les pondrán en cuarentena muy pronto y ya dejará de ser el país más pacífico, “sin querer queriendo”. Estos temas no se pueden manejar con ingenuidad. Importar refugiados da rédito político, pero a cambio : este tipo de situaciones.

Hay que analizar qué está pasando en las sociedades con los grupos que no se integran, que llegan a cualquier sitio para imponer sus creencias y consideran al entorno infiel. Hay que mirar qué mensajes se están dando en los centros religiosos. 

Un emigrante que jamás ha visto a un cristiano o, a un judío, y piensa que existe una sola verdad: la suya, tiene que ser preparado, de lo contrario seguirán pasando estas cosas y el rechazo será mayor.

Lo ideal es crear condiciones de vida en todos los rincones, para que la gente no tenga que dejar su terruño, idioma y fe.

¡Lo de nueva Zelanda es imperdonable, pero hay que reflexionar e ir al fondo, lo siento!

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.