Especial | Nazareno de San Pablo: La devoción de los hijos de Caracas llena de promesa y fervor

El Nazareno de San Pablo es una advocación de Jesucristo que se venera en la Basílica de Santa Teresa de la ciudad de Caracas.

Se trata de una pieza escultórica que data del siglo XVII atribuida al escultor Felipe de Ribas, que fue tallada en Sevilla en madera de pino de Flandes, y representa a Jesucristo cargando la cruz, contemplando por tanto la séptima estación del Viacrucis.

La imagen fue trasladada a Caracas, donde se convirtió en la devoción de todo hijo de Caracas, pues recibe veneración primeramente en la capilla de San Pablo, y de ahí viene su nombre de Nazareno de San Pablo

Dice la tradición que el escultor, después de terminar de tallar la imagen, el Nazareno se le aparece y le dice: "Donde me has visto que tan perfecto me has hecho".

El Nazareno realiza su estación de penitencia el miércoles Santo en una procesión que dura entre tres y cuatro horas.

Procesión 2017

En este 2017, por segundo año consecutivo el Nazareno de San Pablo emprende una caminata desde el Teatro Municipal de Caracas hasta la icónica Basílica de Santa Teresa, en lo que se conoce como una nueva tradición para sus feligreses, pues se reconoce que en este lugar se hallaba el primer hogar del Santo, la Iglesia de San Pablo El Ermitaño. Demolida en el mandato del presidente Antonio Guzmán Blanco.

En esta oportunidad, El Nazareno será adornado con innumerables orquídeas en forma de arco.

La ruta saldrá desde la basílica hasta La Hoyada, luego se realizará un cruce en la Avenida Bolívar, se trasladará a la Avenida Universidad en la iglesia San Francisco, donde se unirá a la procesión la Virgen La Dolorosa, y seguirá hacia El Calvario. 

Una leyenda

Cuenta la leyenda que, en el año 1597, azotó la ciudad de Caracas una epidemia de peste del vómito negro o escorbuto, y en esos día la imagen fue sacada en rogativa. 

Durante la procesión pasó por un huerto cercano a su templo, sembrado de limoneros, y un racimo de limones quedó enredado entre la corona de espinas del nazareno, cayendo algunos al suelo. Los devotos los recogieron, dándolos como medicina a los enfermos, quienes sanaron prontamente.

Desde esos tiempos, la creencia y fe hacia el Nazareno de San Pablo ha sido una de las principales en todo el país. Pues los devotos acostumbran a hacer promesas a la imagen del Nazareno que representa a Jesucristo en su viacrucis. 

Pagar promesa, una tradición venezolana

Un venezolano visto en una situación difícil, con algún problema de salud, o familiar hace una promesa íntima entre él y la imagen del Nazareno. La promesa generalmente radica en acompañar al Nazareno a cargar la cruz en su viacrucis.

(Lea también: Miles de feligreses le rinden honor al Nazareno de San Pablo)

Devotos acompañan la imagen del Nazareno vestidos de morado, descalzos, con luces, y entre oraciones, como muestra del acompañamiento a este Santo de todos lo venezolano, o como una muestra de fe y devoción.

Es la oportunidad para agradecer al Nazareno por las gracias percibidas,  pagar promesas, hacer nuevas promesas, o simplemente acompañarlos en su camino como una tradición.

La luz, representada con velas, simboliza el acompañamiento de los feligreses en el camino oscuro que Jesus debe transitar. 

Se acostumbra a pedirle al Nazareno favores en salud y bienestar familiar. La promesas pueden hacerse o nopor tiempo determinado, y hay quienes luego de terminar una promesa, siguen acompañando a la procesión cada año como una forma de tradición.

En Venezuela, cada templo católico acostumbra a vestir su Nazareno, con flores, orquídeas, vestidos elaborados cuidadosamente, que generalmente son donado o preparados por las feligresías o cofradías de cada parroquia.