Venezuela condena medidas imperiales que afectan seguridad alimentaria del país

El ministro del Poder Popular para la Alimentación, M/G Carlos Leal Tellería, participó este viernes, en la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios de la Organización de las Naciones Unidas, durante la cual afirmó que Venezuela condena las medidas imperiales que afectan la seguridad alimentaria del país.

"Es importante alertar que el impacto económico derivado de la pandemia de la COVID-19, los conflictos armados y los efectos adversos del cambio climático, son los principales factores que revierten los avances en la lucha contra el hambre", destacó en transmisión de VTV.

Agradeció a todos los países hermanos y las instituciones del sistema de Naciones Unidas que han apoyado a la nación en medio de esta situación.

En la actividad el ministro señaló que “en Venezuela hemos venido trabajando en la transformación del sistema alimentario, a partir de los cambios en el modelo político, económico, social y productivo contemplados en nuestra Carta Magna y, en nuestro Plan de la Patria, alineados con los objetivos del desarrollo sostenible“.

Tellería afirmó que el empeño del pueblo venezolano por lograr la soberanía alimentaria y seguridad alimentaria y nutricional ha impulsado la participación activa de todos los sectores y actores que inciden en la producción del país.

"Me refiero a las mujeres, jóvenes, pueblos indígenas, campesinos y campesinas, pescadores, las familias, el agro urbano, comunas, movimientos ecosocialistas y la agroindustria entre otros, aplicando la modalidad de diálogos permanentes con el pueblo”, indicó.

(Lea también: Bertucci presentó plan de gobierno a gremios de Carabobo: “Vamos a reindustrializar a la región”)

Sostuvo el ministro que la premisa primordial ha sido la defensa de la alimentación como un derecho humano fundamental y no como mercancía o instrumentos de guerra o de desestabilización política o social.

Reafirmó que en este sentido el Estado venezolano promueve políticas a favor de la producción primaria, sostenible y sustentable, donde los usos, costumbres, conocimientos y los saberes ancestrales y locales sirven de base para el uso consciente de la Madre Tierra, a través de las creaciones de sub regiones para la preservación y el uso consciente de las cuencas hidrográficas y zonas forestales.

“Todo esto acompañado de una plataforma científica agrícola que permita la aplicación de tecnologías con una visión ecológica y como medio de democratización de los medios biotecnológicos para la producción y, a su vez fortalezcan el surgimiento de economías locales sostenibles. Por otra parte, se debe concebir la educación e información nutricional y alimentaria como eje transversal para contrarrestar el consumo direccionado por el marketing y la publicidad de las grandes transnacionales, que atentan contra el bienestar de la población y el consumo sano de los alimentos”.

Fuente: Correo del Orinoco

Síguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.