Ministro de Defensa israelí viaja a Francia por caso de espionaje Pegasus

El ministro de Defensa de Israel, Beny Gantz, viajará este miércoles a Francia para reunirse con su homóloga gala, Florence Parly, con quién tratará asuntos como la investigación que implica al software Pegasus, de la empresa israelí NSO, en el espionaje a políticos como el presidente francés, Emmanuel Macron.

Gantz llevará a cabo "un diálogo estratégico y de seguridad" con Parly para abordar cuestiones como la crisis vigente en el Líbano o las negociaciones sobre el pacto nuclear con Irán, y "actualizará" a la ministra sobre el caso de NSO y el uso del sistema Pegasus, que la semana pasada generó revuelo en Francia y a nivel internacional.

Una investigación del consorcio de medios de información Forbidden Stories alega que Pegasus se utilizó en el espionaje a activistas, periodistas o políticos de varios países a través de sus teléfonos.

Hasta 50.000 números habrían sido notificados a NSO por parte de Gobiernos de una decena de Estados para ser espiados. Entre estos se encontró uno de Macron.

En 2019, una agencia de Seguridad de Marruecos habría puesto uno de los teléfonos del dirigente francés junto al de otros miembros del Ejecutivo como objetivo de Pegasus.

(Lea también: Diez mil policías custodiarán investidura de Pedro Castillo en Perú)

Según medios israelíes, tras conocerse estas revelaciones que también salpicaron al Estado de Israel -que regula las exportaciones del software de NSO-, Macron llamó el pasado jueves al primer ministro israelí, Naftali Benet, para pedirle aclaraciones.

A su vez, Gantz aseguró la semana pasada que su Gobierno revisa si se incumplieron las condiciones de exportación, y según la prensa local, el Ejecutivo creó un equipo especial para abordar lo sucedido y evitar que el escándalo de NSO pueda acarrear efectos diplomáticos negativos para el país.

La empresa israelí alega que solo vende su servicio a Gobiernos o agencias de seguridad para combatir el terrorismo o el crimen organizado, pero ya fue acusada en el pasado de proporcionar su software espía a países con déficit democrático que lo utilizaron para perseguir a activistas o disidentes políticos.

Varios diputados israelíes intentaron prohibir los servicios de exportación para NSO en 2016. Se trata de un software que es considerado "armamento", por lo que el Ministerio de Defensa de Israel debe supervisar y validar todas sus exportaciones. 

EFE

Síguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.