¡Milagro! el doctor José Gregorio Hernández ascendió a los altares como beato de Venezuela

Un paso más cerca de la santidad y bendito entre las mujeres. Así se encuentra el doctor José Gregorio Hernández, ahora que el papa Francisco lo reconoció oficialmente como el cuarto beato venezolano que se eleva a los altares, donde acompaña a las madres: María de San José, Candelaria de San José y Carmen Rendiles. El clamor de sus devotos fue por fin escuchado.

Pasaron 71 años, desde que se inició la primera causa para beatificar a “El médico de los pobres en septiembre de 1949, hasta el anuncio oficial de El Vaticano, que se da a pocos días del 29 de junio, aniversario de su fallecimiento y fecha que de acuerdo a la tradición eclesial, será declarada como una fiesta oficial dentro del calendario litúrgico.

Lea también: Llega nuevo cargamento de ayuda humanitaria a Venezuela para hacer frente al COVID-19

La buena nueva es recibida como “una gran luz que traerá esperanza en medio de tanta dificultad”, afirmó a Globovisión, monseñor Tulio Ramírez, obispo auxiliar de Caracas y vicepostulador de la causa para la beatificación de “El Venerable”.

¡Se hizo el milagro!

“Se dio en Roma el último paso para la beatificación del Dr José Gregorio Hernández”, trinó el padre José Palmar en su cuenta de Twitter, este martes 17 de junio, al anunciar que la Comisión de Cardenales de la Santa Sede, brindó su aprobación por unanimidad al milagro concedido por El Venerable a la niña Yaxuri Solórzano Ortega.

Con el paso de los días, el júbilo y la expectativa se propagaron como una ola. ¡Solo faltaba la firma del papa, José Gregorio sería beato el fin de semana!

Para que el proceso de beatificación avanzara, ciencia y fe tuvieron que ponerse de acuerdo. No era posible que la pequeña oriunda del estado Guárico, sobreviviera sin secuelas al disparo que recibió en la cabeza, el 10 de marzo de 2017, cuando unos delincuentes intentaron robar la moto donde se trasladaba.

Fue su madre Carmen Ortega, quien pidió la intervención del médico de Isnotú. 20 días después, la niña saldría del hospital caminado y hablando con normalidad.

Ese fue el “presunto milagro” postulado por la abogada argentina Silvia Correale con la esperanza de beatificar al doctor José Gregorio Hernández. Así pues, en enero de 2019, el Administrador Apostólico de Caracas, cardenal Baltazar Porras, entregó el expediente a la Confederación de las Causas de los Santos, de El Vaticano.

Sería justamente Porras, quien el pasado 27 de abril anunció el veredicto favorable de los siete expertos de la Comisión Teológica.

“El Venerable” avanzaba hacia los altares, a paso lento pero constante.

Mientras tanto, a las afueras del santuario de La Candelaria, donde reposan los restos de José Gregorio desde 1923, fieles ataviados con tapabocas y guantes celebraron la noticia. Para entonces, la pandemia por COVID- 19, tenía cerca de 50 días en el país. Contar con un beato que en vida fue además una eminencia de la medicina, es sin duda una gran bendición para quienes, por décadas, han encomendado su salud al doctor José Gregorio Hernández.

En enero de este año, el proceso arrancó con buen pie, cuando el caso de Yaxury consiguió la aprobación de la Comisión médica. Semanas antes, la madre de la niña acudió con ella a visitar la tumba del doctor, como le había prometido al solicitar su intercesión.

En Venezuela se siguió de cerca cada uno de los pasos de “el médico de los pobres” hasta su ansiada beatificación. Además del caso de Yaxuri Solórzano, otros dos "presuntos" milagros fueron considerados para el proceso. El primero de ellos en 1986, tras la visita del papa Juan Pablo II: se trataba de un niño de 4 años, que fue accidentalmente atropellado por su tío.

Luego se registró otro caso, el de una niña italiana, que sufrió un accidente con una camioneta. Ambos casos fueron desestimados por la Iglesia, al considerar que no cumplían con escribió el sacerdote venezolano de origen español, en su volumen biográfico “Se llamaba José Gregorio Hernández” .

No solo venezolanos se llenan de gozo al ver beatificado a quien desde hace tiempo consideran un santo, la fama de benévolo sanador, que precede a este médico nacido en el pueblo de Isnotú, estado Trujillo, el 26 de octubre de 1864 ha encontrado gran acogida en otros países desde América Latina hasta Europa.

Monseñor Ramírez, recalca que José Gregorio tiene devotos en: Colombia, Ecuador, Perú, Las Antillas, las Islas Canarias de España y la isla de Madeira, en Portugal.

El vicepostulador de la causa para la beatificación, manifestó que la figura de José Gregorio Hernández, evoca un ejemplo para todos los católicos.

“Se puede ser laico cumpliendo a cabalidad todas sus competencias con virtud excelsa sin ser religioso como él lo hizo”.

Dice el prelado que al beatificarse José Gregorio Hernández se consolida como un modelo de santidad. “En su vida le tocaron momentos muy duros: primera guerra mundial, la gripe española, la dictadura de Juan Vicente Gómez y él los superó siempre haciendo el bien y conduciéndose como un apóstol de paz”,expresó.  

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.