Mayo, mes del reciclaje y la biodiversidad

Reciclaje
Reciclaje - Archivo

Además de ser para nosotros el mes de las lluvias, de la Virgen María y de las flores, mayo también es el mes universal del reciclaje y la biodiversidad porque este domingo 22 se celebra esta fecha por decisión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas por la aprobación en 1992 del Convenio sobre la Diversidad Biológica, celebración que busca difundir el significado y el valor de la diversidad biológica –especies y ecosistemas– en la vida humana.

Según la World Wind Fund for Nature, Venezuela está entre los diez países más ricos en diversidad biológica del planeta y de los seis más diversos de América Latina y para la protección de parte de esa riqueza natural se decretó buena parte de zonas protegidas, en especial en la era democrática, desde 1958 hasta 1995 cuando se crearon casi todos los parques nacionales y monumentos naturales. 

Los gobiernos democráticos tuvieron conciencia de la importancia de proteger áreas naturales, la mayoría para resguardar nacimientos de aguas para abastecer a las zonas más pobladas. Otras zonas protegidas son reservas de ecosistemas frágiles y otros, como Canaima, reserva estratégica para producción de energía eléctrica. El primer parque nacional decretado en Venezuela fue el Henry Pittier, en 1937. Otros parques nacionales son importantes reservorios de plantas medicinales. Parques nacionales y monumentos nacionales son importantes reservas de nuestra biodiversidad para la recreación y el disfrute de la naturaleza.

Esta fecha también busca destacar nuestras responsabilidades para salvaguardar los ecosistemas –flora, fauna y recursos naturales– y tratarlos en forma sostenible a fin de asegurar un entorno saludable para las generaciones futuras.

La protección de los ecosistemas y facilitar el acceso a los servicios de los ecosistemas a grupos pobres y vulnerables son esenciales para erradicar el hambre y la pobreza extrema. La reducción de la deforestación y la degradación de la tierra y el aumento de las reservas de carbono en los bosques, las tierras secas, los pastizales y las tierras de cultivo generan importantes beneficios sociales y económicos y son medios económicos para mitigar el cambio climático.