Mario Vargas Llosa, nuevo miembro de la Academia Francesa de la lengua

Mario Vargas Llosa
Mario Vargas Llosa

Sin haber escrito una sola obra en la lengua de Gustave Flaubert (aunque sí un ensayo extraordinario sobre Madame Bovary, titulado La orgía perpetua), el escritor hispanoperuano Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, fue elegido este jueves miembro de la Academia Francesa. 

Es el primer escritor que no escribe en francés en integrar la institución fundada en 1635 por el cardenal Richelieu con el objetivo de velar por el idioma francés y cuyos miembros son conocidos como “los inmortales”. Desde este jueves, ocupará el sillón vacante que dejó el filósofo Michel Serres al morir en 2019.

La elección de Vargas Llosa es excepcional, además, por otro motivo. El autor de Conversación en La Catedral, La guerra del fin del mundo y El sueño del celta, de 85 años, superaba la edad reglamentaria máxima para ingresar en la Academia Francesa, que es de 75 años.

Como se dijo, Vargas Llosa dedicó ensayos y artículos a libros y autores franceses, como La tentación de lo imposible, reescritura de varias conferencias sobre Los miserables, de Víctor Hugo, y La orgía perpetua. Su obra se halla traducida al francés. 

El flamante académico, además, vivió en París durante la década de 1960 y allí escribió su primera novela, La ciudad y los perros. “París era un requisito indispensable si uno quería convertirse en escritor”, declaró años atrás.

Vargas Llosa había presentado su candidatura el pasado 7 de octubre, luego de enviar una carta a la actual secretaria perpetua de la Academia, la historiadora Hélène Carrère d’Encausse (madre del escritor Emmanuel Carrère). Con dieciocho votos a favor, uno a favor de Frédéric Vignale, uno en blanco y dos abstenciones, el Nobel de Literatura 2010 pasó a integrar la institución con sede en París. Por otro lado, la decisión de su ingreso requiere la aprobación del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

En los próximos meses, se organizará la ceremonia de toma de posesión, en la que el escritor deberá dar un discurso, vestido con el típico uniforme bordado y su espada, y en compañía de dos padrinos de la institución. El primer escritor hispanoamericano en ocupar un sillón de la Academia Francesa fue el argentino Héctor Bianciotti, que escribía en francés y resultó elegido en 1996. Desde su cuenta de Twitter, el ensayista y periodista Álvaro Vargas Llosa, hijo del escritor, convocó a brindar por el reconocimiento.

El autor de Pantaleón y las visitadoras es miembro de la Real Academia Española desde 1994, año en que obtuvo el prestigioso Premio Cervantes. Con su ingreso a la Academia Francesa, cinco de los cuarenta sillones aún siguen vacantes; de los 35 académicos actuales, veintinueve son varones y seis, mujeres. Vargas Llosa ocupará el sillón 18 hasta su muerte, cuando, entonces sí, su obra se vuelva inmortal.

Con información de La Nación

Síguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.