Luis la Rosa: el museógrafo de los grandes

Detrás de todo lo que vemos hay esfuerzos que suelen pasar inadvertidos: la obra plástica de Carlos, Cruz Diez y  Jesús Soto se exhibe en los museos más prestigiosos del mundo: los entendidos en el tema conocen al dedillo la trayectoria de estos artistas, visitan las galerías y disertan sobre las diferentes piezas, pero ¿cuantos se preguntan cómo llegaron allí?. 

Luis la Rosa es museógrafo. Podría decirse que su trabajo es similar al de un diseñador de interiores:   él distribuye las obras de arte en las galerías como quién amuebla una casa: agrupa esculturas y cuadros, asegurándose de que el conjunto sea armonioso. 

Para seleccionar las obras de una exposición  trabaja mano a mano con curadores y artistas. En ese sentido, el especialista precisó  que las partes suelen "tomarse su tiempo" para llegar a un acuerdo.  

 "La idea es tener una lectura clara de lo que queremos comunicar. Lo importante es que el espectador se lleve una experiencia reconfortante que le pueda aportar algo a su vida”, manifestó en una entrevista.

Lea TambiénA 95 años de su nacimiento, el maestro Jesús Soto sigue "moviéndose entre nosotros"

Una vez definido el  concepto de la exposición se procede al montaje de las piezas 

La Rosa se muestra se muestra satisfecho de su trabajo,

"La confianza y los años que tengo en este oficio vienen de mi formación en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. Yo aprendí mucho en esta institución". 

Irónicamente, Luis la Rosa llegó a su profesión actual casi por casualidad, pues orignalmente se dedicaba al diseñó gráfico, fue su interacción con los arquitectos y curadores del MACC, lo que lo haría enamorarse de la museógrafía. 

 Luego de varios años de en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, la Rosa decidió “aventurarse” en otras latitudes, con ese propósito se instaló en la cuidad de Miami, para dedicarse de lleno al las artes plásticas. 

Para mí fue un vuelco completo, pasar a la restauración e instalación de obras”, confiesa.

Entre sus primeros trabajos, este  museógrafo venezolano destaca el  desmontaje de un penetrable del maestro Jesús Soto en la Durban Segnini Gallery de Miami, en  1998. A partir de entonces, no ha parado, importantes galerías de Estados Unidos, Italia, Alemania, Colombia y Argentina  llevan su sello. 

A pesar de su sólida trayectoria, este artífice de museos que suele codearse con creadores de la talla de Carlos Cruz Diez y Germán Botero mantiene su humildad intacta: "Nunca terminas de aprender, porque cada exposición es diferente", sentenció. 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial  y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.