Lía Bermúdez: un ángel con alas de hierro

En su obra abundan "pájaros" y "mariposas" pero Lía Bermúdez nunca quiso imitar la naturaleza. La abstracción fue el lenguaje que empleó para materializar nuevas formas. Sugestivas estructuras de hierro y puntiaguda geometría que en todo caso, comparten con aves e insectos alados la capacidad de elevarse en su afán de abarcar el espacio.

“Para ella era muy importante que sus esculturas desafiaran la gravedad”, cuenta la nieta de la creadora en conversación con Globovisión. Al preguntarle por la más impresionante de las piezas de su abuela, María Corina Bermúdez, mejor conocida en la escena plástica como Cori de Veer, se toma su tiempo para responder.

“Es difícil pero creo que la que está en el BOD”, responde finalmente en alusión a Pájaro Azul (1989), una instalación de 16 piezas metálicas que acompaña a los visitantes del centro cultural, en su descenso desde mezzanina hasta planta baja. 

Pájaro Azul (1989), Centro Cultural BOD. La Castellana, Caracas   

Cori señala dos factores determinantes en su elección: la sensación de ingravidez del conjunto de esculturas gracilmente suspendidas en el aire, además del proceso de montaje que destaca como inédito hasta nuestros días.

“Pocos son los artistas venezolanos que han asumido un desafío de esa magnitud y complejidad en la ingeniería”, aseveró.

Lía Bermúdez se acercó al arte de forma precoz. Con apenas trece años era la alumna más joven de la Escuela de Artes Plásticas de Caracas. Ahí convivió con grandes maestros de la época como: Carlos Cruz Diez, Francisco Narváez y Jesús Soto, la llamada generación de los disidentes que se alzó en contra de la pintura paisajista y vio en las intervenciones urbanas la posibilidad de llevar a las calles esculturas de gran formato.

Si bien la escultora comulgó con estas propuestas pronto trazó su propio camino. No le interesó el cinetismo, pero experimentó con diversos materiales hasta descubrir el hierro, en el encontró un medio versátil que pronto transformó en el centro de su propuesta plástica.

(Lea también: Rafael Araujo, el artista tras la seda de un papagayo)

Dirige la instalación de su Pájaro Azul. Fotos cortesía Fundación Lía Bermúdez

Las esculturas de esta artista siempre apuntan al cielo o están suspendidas en el aire. Desde formas aladas en la  estación Colegio de Ingenieros del Metro de Caracas, o las barras tubulares erigidas en la Plaza Baralt de Maracaibo y la Facultad de Humanidades de la Universidad del Zulia.

(Deslice la galería para ver más fotos) 

Toda estructura moldeada por Lía nacía primero en un boceto. Para demostrarlo, Cori Bermúdez se levanta a rebuscar entre los papeles del archivo que recopila los registros de la obra de su abuela. Entretanto su madre, la fotógrafa Ana María Ferris, toma la palabra para hablar sobre el estado de las esculturas de la artista en Caracas.

"A la que estaba en Sabana Grande, Tajatí  la vandalizaban todo el tiempo y acaban de trasladarla a La Estancia (Centro de arte). Fue recuperada por ellos y acaban de montarla en los jardines. Isabela, la amarilla en Parque Central fue destruida y parece una pila de hierro deforme. La del Metro se mantiene pero está muy sucia”.
Cori Bermúdez trabaja en el registro de las obras de su abuela 

Cori que vuelve con planos y maquetas de cartón en las manos, suma otra obra deteriorada a la lista, la Escultura de hierro pintado con acrílico (1982), ubicada en la sede del Instituto Venezolano de Investigación Científica (IVIC), en el estado Miranda.

“Me dijeron que está muy mal. Un grupo de la Universidad Central fue a verla y lo que hicieron fue limpiarla, tratar de quitarle el oxido.Tenemos pendiente hacer un registro fotográfico de toda su obra, la pública y la que está en colecciones privadas”, enfatizó la joven artista y portavoz de la Fundación Lía Bermúdez.


Gestión cultural con la fuerza del acero

Lía Bermúdez quien cumplió noventa años de edad este 4 de agosto, está retirada de la vida pública. Por motivos de salud tuvo que dejar su amada Maracaibo, ciudad que sin ser la suya se convirtió en una pasión para ella.

A los 17 años ya casada con Rafael “Rafi” Bermúdez, Lía llega a Maracaibo por barco y se deja cautivar por la inmensidad del lago y la arquitectura local. Desde ese momento, quedó prendada de la cultura y valores zulianos, al punto de referirse a sí misma como “la caracucha”.

Lía Bermúdez sentada en su casa de Caracas, al fondo un retrato suyo pintado por Soto

Retomó su formación artística en la Escuela de Artes Plásticas Julio Árraga, bajo la dirección de su inseparable amigo Jesús Soto. Fue en las calientes tierras del estado Zulia que decidió abandonar la pintura plana, para dar vida alma y espíritu a sus esculturas de hierro que buscan las alturas. Es en Maracaibo donde se encuentra la mayoría de su obra urbana.

En su nuevo entorno Bermúdez trabajó arduamente para dar continuidad a sus investigaciones sobre la geometría abstracta, enfrentándose a no pocas dificultades devenidas de una ciudad de provincia, donde a finales de la década de los 50 todavía predominaba el arte figurativo.

En la Maracaibo de entonces habían pocos talleres de fundición, de manera que la artista tuvo que arreglárselas con equipos y espacios destinados a la mecánica.

“Ella aprendió a trabajar el material y a sobrellevar todas esas dificultades: ser mujer, vivir en la provincia. Imagínate hace 70 años ver a Lía asumir el papel de un hombre soldando, ¡Era un escándalo! ”, reflexionó divertida su nuera. 
Soldador en mano trabaja en  una de sus  mariposas

En Maracaibo también nacieron sus dos hijos, José Rafael y Bernardo Antonio Bermúdez. Durante su segundo parto Lía sufrió las consecuencias de una mala praxis médica. Ella estuvo una semana en coma y el niño desarrolló parálisis cerebral.

Aunque estaba en silla de ruedas y apenas podía mover una de sus manos, Bernardo también fue tocado por el duende de la creación, don que utilizó para expresar su profunda fe en coloridos cuadros naif donde de alguna manera se refleja su visión optimista y resiliente de la vida. El artista falleció en 2009 a los 57 años de edad.

Lía y Bernardo Bermúdez, la escultora y el pintor naif

Lía lo cuidaba en las noches al regresar del trabajo. Durante el día, ayudado por alguien de confianza de la familia salía a pasear por Maracaibo.

“Era muy religioso, visitó al papa dos veces, antes de morir fue ordenado franciscano y lo sepultaron con su hábito”, recuerda a su cuñado Ana María Ferris. 

Cori Bermúdez se refiere a Lía como una súper mujer: “No solo como artista, sino como madre y abuela. Ella disfruta mucho estar con la familia, es muy positiva ¡En mi vida la he oído quejarse! Es de esas personas que no se preocupan sino se ocupan". 

Con los bisnietos. Foto Ana María Ferris
"Si algo admiro de ella es que cuando llegó a Maracaibo, ahí no había nada y en vez de rendirse creó sus propios espacios para exponer. Abrió la Galería Gaudí, la primera galería de arte de Maracaibo”.

Si en su Caracas natal el nombre de Lía Bermúdez es prácticamente desconocido, los museos, teatros y galerías de la capital zuliana están marcados con su impronta.

Como primera secretaria de cultura del Zulia, Bermúdez contribuyó a la creación del Centro de Bellas Artes de Maracaibo, la reapertura del Teatro Baralt, además de la recuperación del antiguo mercado principal para convertirlo en un espacio integral al servicio de todas las artes.

Se trata del Centro de Arte de Maracaibo, Lía Bermúdez, (CAM-LB), que la artista dirigió desde su inauguración en noviembre de 1993 hasta 2015, cuando renunció a la dirección del centro por motivos de salud. Entonces, fue su colaborador y amigo Régulo Pachano quien asumió la gerencia de la institución.

 Lía Bermúdez y Régulo Pachano , al fondo la escultura Cristalia 

Desde Buenos Aires, Argentina, donde hace parte de la comisión de cooperación del Teatro Colón, Pachano nos hace llegar unas palabras sobre su mentora Lía Bermúdez.

“La obra de Lía trasciende los estético hacia la construcción de ciudadanía a través de acciones importantes desde las políticas culturales.

El Centro de Arte de Maracaibo era tener un espacio donde la cultura fuera vista desde lo integral, la ecología la ciencia el ambiente... Lía sembró la importancia de la ciudad como primer objeto cultural”, subrayó.
Cortesía Régulo Pachano 

Tal vez la única tarea pendiente de Lía Bermúdez fue la creación del Museo Ecoturístico del Lago de Maracaibo, una institución pensada para preservar el valor cultural y ambiental de este recurso.  

Cortesía Noti Zulia 
"Le preocupaba que mucha gente no apreciaba el Lago, e incluso decidían construir sus casas de espaldas a él. Es la reserva de agua dulce más grande de Latinoamérica y muy poca gente sabe eso", reflexionó Ferris.  

"Ella nombró a una directiva pero el proyecto quedó paralizado por la crisis del país", agrega Cori. 

Lía Bermúdez moldeó la escena cultural de la capital zuliana como si de una de sus esculturas se tratase. Su casa era un punto de reunión de pintores, escritores e intelectuales. En la galería Gaudí, expusieron los grandes maestros venezolanos: Jesús Soto, Armando Reverón y Carlos Cruz Diez, además de artistas internacionales, como el pintor cubano Wilfredo Lam.

Además fue allí donde Soto escuchó hablar por primera del pintor ruso Kazimir Malévic, quien años después influenció su trabajo plástico.

A pesar de sus vastos aportes al desarrollo de la escultura y la gestión cultural en Venezuela, el trabajo de Lía Bermúdez, no es tan masivo en comparación con la obra de otros artistas de su generación como Soto o Cruz Diez.

Con la abuela, Foto : cortesía Cori Bermúdez 
“Si analizas el trabajo de los artistas más destacados de su época, todos recibieron formación en el exterior, Lía no. Ella no tuvo contacto con los grandes centros culturales, como París o Nueva York, fue la única artista que hizo su arte desde la provincia, aislada”, recalcó Cori Bermúdez.

“El mundo no conoce tanto a Lía porque nunca se mercadeó. Casi nunca hablaba de ella, por eso como Fundación queremos hacer todo eso que a ella no le dio tiempo”, dice y su tono de voz transmite la certeza de que el legado de su abuela está a buen recaudo.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook Twitter.