La saturación de expediciones de turistas obliga a hacer cola para ascender el Everest

Cortesía/Referencia

Cada año, 1.000 personas entre escaladores profesionales, guías y clientes tratan de escalar el Everest. Para ello, hacen cola, como a la entrada de los estadios de fútbol. Casi hay que pedir turno para subir el Everest.

El récord de ascensiones al Everest (8.848 m) en una temporada se produjo en 2018: 802 personas pisaron el techo del planeta pero solo una no empleó oxígeno artificial. 

Es la estadística que exaspera a Reinhold Messner y a Peter Habeler, los primeros seres humanos que desafiaron a la ciencia y a la medicina, prescindieron del aire embotellado y demostraron que el ser humano podía sobrevivir tirando de pulmones en lo más alto del planeta. Fue en 1978, el 8 de mayo: los que no criticaron su osadía extrema se emocionaron y los convirtieron en héroes. 

41 años después, Reinhold Messner observa espantado un dato que le sorprende: solo el 4% de las 4.833 ascensiones que observa el Everest se lograron sin la ayuda de oxígeno en bombona, una forma de dopaje bendecida, aceptada y recomendada por todas las instancias que no desean que el Everest sea un cementerio.

“Son turistas”, dice Messner, uno que enseñó el camino, la manera ética de escalar las montañas más elevadas del planeta. Habeler y él soñaron un Everest limpio, ético, una forma de respetar la montaña más elevada. Pero hoy en día, la cima del planeta es un negocio más, cada vez más pujante, ordenado, aséptico y alejado de la aventura que vivieron los pioneros. 

Todos los grandes alpinistas de la actualidad siguen la senda dibujada por Messner: dificultad técnica, ligereza, escasez de medios, velocidad, osadía… pero su ejemplo no significa nada en las dos rutas normales que conoce el Everest, una desde su vertiente de Nepal, la otra desde Tíbet. Y esto es un dolor de muelas para Reinhold Messner o Peter Habeler, convencido este último de que “la mayoría de los que pisan el Everest jamás deberían hacerlo”. 

Un 64% de las ascensiones se dan desde Nepal y el 36% desde China, estadística idéntica en cuanto al numero de muertes, según el Himalayan database. Y hasta 288 personas han fallecido en el intento. 

El Chomolungma (nombre de la montaña en tibetano) o Sagarmatha, nombre nepalés del Everest, es un asunto comercial, un premio que se paga caro y que, cada vez exigirá un mayor desembolso: China, cuya vertiente es más austera que la de Nepal, quiere que su ruta sea igual de popular, busca clientes y la creciente demanda se los concede, lo que se traduce en una guerra de precios al alza.

Escalar el Everest cuesta entre 26.000 y 115.000 euros: la primera es la tarifa baja, pero hay una intermedia de unos 60.000 euros. La diferencia es que las tarifas bajas son operadas por agencias de Nepal, mientras que las altas pertenecen a empresarios extranjeros que llegan a emplear varios guías para una sola persona. Solo el oxígeno embotellado cuesta unos 5.300 euros y da para unas 20 botellas, la medida perfecta para no congelarse, dormir plácidamente y no comprometer el viaje de ida y vuelta a la cima.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.