La NBA vuelve rodilla en tierra en una solemne protesta contra el racismo

Quinn Cook, LeBron James y Anthony Davis escuchan el himno poco antes del Clippers-Lakers
Quinn Cook, LeBron James y Anthony Davis escuchan el himno poco antes del Clippers-Lakers - AFP

La National Basketball Association (NBA), regresó con una tremenda carga emotiva 141 días después del apagón que desencadenó el positivo de Rudy Gobert, el 11 de marzo, en los prolegómenos de un duelo entre Utah y Oklahoma City. Como entonces, los minutos previos al primer partido de la reanudación, entre Nueva Orleans y Utah (104-106), volvieron a concentrar un interés mayúsculo, pero esta vez por motivos muy diferentes.

A la expectación por el mero regreso a la actividad, se añadió la imagen de todos los jugadores entrenadores y árbitros alineados a un lado de la cancha con los brazos entrelazados y una rodilla en el suelo. Todos, además, con camisetas de color negro y la inscripción en color blanco, Black Lives Matter, la misma que se puede leer en el suelo de la cancha. Así permanecieron mientras el músico John Batiste interpretaba el himno estadounidense. Era el gesto que popularizó al quarterback de los 49ers Colin Kaepernick en 2016 y que condensó las protestas y la rebelión contra la segregación racial en el mundo entero, reseña El País.

La escena se repitió en el partido que se disputó a continuación del Utah-Nueva Orleans, también en el complejo deportivo de la ESPN en Disney World (Orlando), el derbi de Los Ángeles entre los Lakers y los Clippers (103-101). LeBron James, además de escuchar el himno con una rodilla en suelo, levantó el índice de la mano derecha señalando hacia arriba, en recuerdo de las víctimas del racismo.

(Lea también: Video: Miguel Cabrera larga dos jonrones y alcanza los 480)

Tras la muerte de George Floyd, el 25 de mayo, en un violento arresto en Minneapolis, muchos jugadores de la NBA acudieron a las concentraciones ciudadanas de protesta. Y también se conjuraron para hacer visible su protesta contra el racismo. Los jugadores ignoraron la norma de la NBA que no les permite arrodillarse mientras suena el himno. Pero la ocasión era especial. Y, ya antes de que se produjera, el comisionado de la NBA, Adam Silver, se mostró comprensivo. “Entiendo el papel de la protesta”, afirmó.

La vuelta se produjo en el complejo deportivo de Disney World, en Orlando, donde la Liga fabricó una burbuja que le permita completar la temporada a salvo de la pandemia. Y también enfatizar el espectáculo y la competitividad a pesar de la ausencia de público y las condiciones tan especiales en que tienen que desenvolverse los jugadores.

Fuente: El País

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.