La menopausia, el sexo y otros mitos del ciclo hormonal que no hay que temer

Múltiples mitos rodean a la menopausia. Esa etapa inevitable para las mujeres al llegar a cierta edad es menos grave de lo que parece. Por ello, Sputnik reunió algunas de las afirmaciones falsas que suelen hacerse sobre el tema, para que sepas la verdad.

Desde el año 2000 la Sociedad Internacional de la Menopausia (SIM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemoran el Día Mundial de la Menopausia cada 18 de octubre, con el fin de informar y dar a conocer el tema.

Lo que debería ser simplemente la finalización del periodo fértil de una mujer adulta termina siendo, sin embargo, fuente de múltiples mitos que hacen de la menopausia un asunto terrorífico del que no se quiera hablar demasiado, reseñó Sputnik.

Sin embargo, la mayoría son mentira. Aquí algunos ejemplos.

Tres mitos de la menopausia


La menopausia y el sexo

Suele decirse que la menopausia mata el apetito sexual de la mujer. En general, la idea suele surgir de la reducción hormonal, lo que se relaciona erróneamente con la reducción de la libido. Sin embargo, esto no es así, explica la organización estadounidense sin fines de lucro que asesora sobre temas relacionados a la salud de las personas mayores de 50 años.

Sí es cierto que la reducción de los niveles de estrógenos pueden generar sequedad vaginal, pero esto no necesariamente debe afectar la vida sexual de la mujer. Este tipo de problemas no aparecen necesariamente con la edad, y hay cremas y lubricantes específicos que pueden ser recetados para solucionarlos.

Los síntomas son insoportables

Sudor, mareos, cambios de humor, dificultades para dormir. Es cierto que la mayoría de las mujeres tienen algunos o varios de estos síntomas, pero no todas lo viven igual. Sin embargo, en tanto se tenga buenos hábitos alimenticios y de sueño no tienen por qué ocurrir, asegura un estudio de la revista biomédica Medigraphic.

La menopausia engorda

Engordar no es un síntoma propio de la menopausia. Sin embargo, la reducción de los niveles de estrógenos puede aumentar la grasa abdominal, ya que cambia el almacenamiento de grasa de las caderas y muslos y comienza a almacenarla en el estómago, indican desde AARC.

Sin embargo, aplica lo mismo que para los síntomas anteriores: el ejercicio, evitar el sedentarismo, y mantener una alimentación balanceada puede evitar que engordes al llegar a esta etapa. 

Fuente: Sputnik

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.