La lava del volcán de Canarias pierde velocidad pero sigue causando estragos

Captura de un video sobre la erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, Canarias, España, el 21 de septiembre de 2021
Captura de un video sobre la erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, Canarias, España, el 21 de septiembre de 2021 - Reuters

Se avecinan más peligros por la erupción del volcán Cumbre Vieja, en la isla La Palma, en Canarias. Aunque hasta ahora las autoridades no reportan víctimas ni heridos, los expertos estiman que la situación se prolongue por varias semanas o incluso meses, lo que aumentará los daños.

Este miércoles 22 de septiembre, cuando se cumple el cuarto día consecutivo de la explosión, el director técnico del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, informó que la lava perdió velocidad debido a que su viscosidad ha aumentado y a que "determinados hoyos naturales" se están rellenando, reseñó el medio France24.

Pero esto no significa que la emergencia esté próxima a terminar. El material que ha brotado de la erupción sigue avanzando sin parar mientras arrasa todo a su paso. "Se ha ralentizado, pero sigue su camino inexorable", explicó en rueda de prensa el presidente regional de las Islas Canarias, Ángel Víctor Torres.

(Lea también: Erupción de volcán en La Palma destruye el último pueblo en su paso hacia el mar)

El funcionario advirtió a los habitantes no intentar detener el fenómeno. "Ante el avance de la lava, que tiene bastante altura, no se puede hacer nada (…) Ni una barricada, ni una zanja, ni un parapeto paran de ninguna manera el avance de la lava. Ojalá así fuera, pero no lo es, es imposible", agregó.

Los científicos dudan que la lava llegue al mar

Si bien la pérdida de velocidad no detiene los daños, para los científicos sí pone en duda que la lava llegue hasta el mar como se ha temido hasta ahora. "Tenemos que esperar. Con el avance actual habrá tiempo de estar atentos a si se produce ese evento", indicó Morcuende.

Inicialmente se esperaba que el flujo de residuos llegara a la costa el lunes por la noche, algo que aún no ha ocurrido. Los expertos advirtieron que, si la lava llega al mar, podría desencadenar más explosiones y nubes de gases tóxicos. Las autoridades mantienen cerrada un área de dos millas náuticas alrededor del área como medida de precaución.

Pese a la situación, el director técnico del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias aseguró que los niveles de gases tóxicos expulsados por el volcán no son dañinos para los humanos.

"No hay ningún problema con los niveles de azufre. Las lecturas que se toman no son peligrosas para la salud humana", sostuvo.

Sin embargo, y según el Instituto de Vulcanología, la erupción ha estado produciendo entre 8.000 y 10.500 toneladas de dióxido de azufre al día, un elemento que irrita la piel, los ojos, la nariz y la garganta. También puede provocar lluvia ácida y contaminación del aire.

El fenómeno también ha producido cenizas volcánicas que pueden causar problemas respiratorios.

Con información de France24


Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.