La Guerra Interminable

Eliseo “Cheíto” Velásquez, fue el primer comandante de las guerrillas de los llanos colombianos en la oleada de violencia desatada después del asesinato de Gaitán en 1948. Perseguido huyó a Venezuela siendo apresado por la Guardia Nacional el 11 de agosto de 1950 y puesto a la orden del ministerio de la Defensa. Desde Bogotá se solicitó la extradición del ya famoso guerrillero quien resentido por las heridas sufridas en la refriega de la montaña fue tratado en el Hospital Militar. Allí se reunió con los abogados y dirigentes de URD Jóvito Villalba e Ignacio Luis Arcaya, quienes asumieron su defensa en un litigio que duró dos años. El 5 de abril de 1952 al dejar la cárcel fue entrevistado por el entonces reportero de “La Esfera” Simón Alberto Consalvi a quien dijo: “no regresaré a Colombia mientras reine la violencia”. A los días el combatiente fue asesinado en la frontera del Arauca por agentes de la Seguridad Nacional en complicidad con la dictadura colombiana de Rojas Pinilla. El lunes 26 de septiembre de 2016 el gobierno de Juan Manuel Santos y los líderes de las FARC firmaron por fin un Acuerdo de Paz en Cartagena de Indias y el 26 de junio de 2017 se realizo la ceremonia de “dejación de las armas”. El 11 de junio de 2019, Jesús Santrich, excomandante de la guerrilla, acusado de narcotráfico y solicitado por Estados Unidos (luego de haber permanecido detenido) fue exonerado por la justicia y se juramentó como miembro del Congreso Nacional en medio de una intensa polémica que ha despertado indignación en los medios democráticos del país víctimas durante años de la violencia subversiva. Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del gobierno de Santos, declara a El Espectador: “La paz y los acuerdos están en peligro”. ¿Colombia al fin dejó atrás la guerra?

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.