La contundente respuesta de un obispo venezolano a político español

En octubre pasado, el líder de Más Madrid afirmó que todos los venezolanos hacen «tres comidas al día» en tanto que el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, compartió el pasado mes de agosto en Twitter un vídeo del régimen chavista donde se mostraba un país de ambiente festivo.

Esto provocó la reacción del obispo de Carúpano –uno de los lugares cuya población sufre con mayor rigor los estragos de la crisis alimentaria- quien invitó a este político español a ir al país a comprobarlo. Directamente, obtuvo del pastor carupanero respuesta inmediata:

"Más que decirle o contravenirle o debatir con argumentos», yo le invitaría -a Errejón- con todo gusto a visitar Venezuela. Le recibiría en mi casa y le haría una gira por toda la región donde nosotros estamos para que realmente vea cuál es la verdadera situación del pueblo venezolano y escuche al pueblo venezolano".

Carúpano es una ciudad venezolana que está al noreste del país y que «sufre la falta de comida, de medicina, la represión de Maduro…», según contó en La Tarde de Cope el obispo de esta diócesis, Monseñor Jaime Villarroel, que hizo un retrato dramático de la situación que se vive en el interior del país, más allá de Caracas.

"Hoy Venezuela es un campo de concentración», afirmó. «En Caracas se trata de mantener la normalidad, porque hay seis millones de personas pero cuando uno va al interior de Venezuela, encuentra que la realidad es mucho más dura y más difícil".

Si alguien sabe es el obispo

Quien mejor conoce, de primera mano, las penurias por las que atraviesa el pueblo venezolano es el obispo de cada diócesis. Ellos, continuamente, realizan visitas pastorales en acompañamiento permanente para su gente. Lo que hoy no hacen los políticos y menos quienes representan al régimen, lo hacen los obispos, razón por la cual están puntualmente informados al detalle. "No hay alimentos, no te llegan", porque "el Gobierno ha destruido todo el aparato productivo de Venezuela, la agricultura, ha confiscado millones de hectáreas de tierra que han sido abandonadas. Venezuela, cuando llegó este régimen hace 20 años, producía el 80 por ciento de todo lo que consumía. Hoy Venezuela no produce ni el 20 por ciento de lo que consume2. Este es el retrato que hace el obispo de Carúpano.

La lupa en las víctimas, pero también en los victimarios

La situación es dramática –asegura- «hay grupos policiales, militares, que van a los barrios a hacer limpieza». «Entran en las casas, destrozan los bienes, se llevan a los jóvenes y al otro día aparecen muertos», explica. ¿La excusa oficial? «Dicen que hubo enfrentamientos y que se resistieron. Esto está pasando en toda Venezuela». «La manera que tiene el Gobierno para controlar la delincuencia es la violencia y violar los derechos de las personas». Es por ello que el foco de atención deben ser las víctimas pero también los victimarios pues la impunidad agrega otro delito al crimen cometido.

Todo lo que expone el obispo fue constatado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de ONU, Michelle Bachelet, durante su visita a Caracas, después de la cual elaboró un informe solicitando el desmantelamiento de estos grupos de exterminio, petición que no ha sido cumplida.

Ante tan ruda realidad la gente está huyendo: «Carúpano queda al lado de Trinidad y Tobago, una isla a la que llegas en tres horas navegando. Por ahí están saliendo barcos en condiciones peligrosas. En abril y mayo naufragaron dos barcos donde desaparecieron más de 60 personas».

Alto porcentaje de pobreza extrema

Todos en Venezuela sabemos que el «sueldo básico» de un trabajador en Venezuela no llega ni a los 2 dólares y el de un profesor no supera los 10 dólares y que, si se sitúa en la "pobreza extrema" a quienes no ganan más de dos dólares al mes, un 60% de la población venezolana estaría en este grupo.

Recordó que han muerto unos 18.000 recién nacidos por falta de atención suficiente en los centros sanitarios. «Los hospitales están destruidos –informó el obispo- Tienes que llevar lo que necesitas para operarte». Esto lo acompaña de datos: "Más del 25 por ciento de la madres mueren dando a luz, porque no hay atención médica".

Para quien no basten esas cifras, respaldadas por investigaciones de la Iglesia y de ONGs, recordó que más de 26.000 médicos se marcharon del país el año pasado sin olvidar añadir que esto se agrava por el «franco deterioro» del conjunto de los servicios públicos o que los apagones de electricidad impiden una vida normalizada.

¿Aceptará Errejón la invitación?

Mons. Villarroel Rodríguez, obispo de Carúpano, en el estado Sucre -Oriente del país- se ha ofrecido acoger en su casa durante «un mes» al líder de Más Madrid, Íñigo Errejón a fin de que que conozca la verdadera situación de los venezolanos y compruebe que no es cierta su afirmación de que los habitantes de este país toman «tres comidas al día».

Monseñor Villarroel desea que el político español pueda apreciar in situ como en Venezuela la situación se ha agravado de una manera exponencial en todos los órdenes de la vida.

"Los hogares están siendo divididos", porque la «desesperación» lleva a que los jóvenes se marchen de sus casas y además, surgen mafias en torno a la trata de personas que llevan a los más jóvenes a la prostitución o a los trabajos forzados. "Estas mafias también están implicadas en la venta de órganos”. Y terminó exaltando el problema de fondo: "Es una realidad muy difícil, fruto de un sistema comunista, totalitario, que está matando a su propia gente», sentenció Monseñor Villarroel".

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.