La Casa que Vence la Sombra celebra 297 años de su fundación

El nacimiento mismo de la Universidad de Caracas, el 22 de diciembre de 1721, representó uno de los acontecimientos de mayor importancia de todo el periodo colonial venezolano, comprendido entre los siglos XVI y principios del XIX, tratándose éste de un proceso muy complejo, que significaba principalmente la etapa en que la sociedad colonial venezolana había alcanzado un grado de madurez interna que le permitía aspirar y obtener del Rey Felipe V la aprobación de la elevación del Colegio Seminario de Santa Rosa de Lima hacia el estatus de Real Universidad de Caracas (luego también Pontificia por Bula de Inocencio XIII de 1722), todo ello impulsado por una sociedad políticamente liderada por Alcaldes y regidores del ayuntamiento caraqueño, el Rector y los profesores del antiguo Colegio de Sta. Rosa de Lima, el Obispo su jerarquía eclesiástica, productores agrícolas, comerciantes y funcionarios españoles, todo ello en concordancia con los cambios y las reformas con los que la dinastía de los Borbones pretendió reorganizar y modernizar a España y a sus posesiones ultramarinas.

Cambios que se expresaron en nuestra Venezuela con innovaciones representadas tanto en la creación de la nueva Universidad, como con la fundación de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas en 1728 y de la Capitanía General de Venezuela en 1777. Conjugándose todo ello en las bases estructurales internas y externas de la nueva nacionalidad venezolana que ya estaban preparadas para asumir la senda independiente y republicana a partir de la crisis iniciada en 1810. 

Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela

Entre 1725 y 1821 la Universidad de Caracas, hoy UCV, graduó 2.756 de sus estudiantes, Bachilleres, Licenciados, Maestros y Doctores, conformándose el grupo profesional sobre cuyas bases se construyó el proceso de la independencia y las instituciones republicanas.

Desde Andrés Bello y Francisco de Miranda, hasta Juan Germán Roscio y José María Vargas, entre muchos próceres pasaron por las aulas de la Universidad caraqueña, ilustrando al resto de la sociedad sobre el camino y las instituciones necesarias para superar la crisis de la emancipación.

Consolidada la independencia política de Venezuela en 1821 y separada luego de 1830 del fallido proyecto bolivariano de la llamada Gran Colombia, la Universidad Central de Venezuela asume lentamente un proceso de adaptación al modo de vida republicano.

Universidad republicana y su inicial modernización

Hasta el final del siglo XVIII, la censura oficial papal y real en libros fue ignorada en gran medida en Venezuela, situación que permitió el contrabando de las obras de Rousseau, Voltaire, Diderot, Montesquieu, Locke, Helvétius y Grocio en los barcos pertenecientes a la Real Compañía Guipuzcoana. Esto podría haber ayudado a educar e iluminar a una generación de venezolanos, tales como Simón Rodríguez, Juan Germán Roscio, Francisco de Miranda, Simón Bolívar y Andrés Bello que componían la vanguardia de las ideas de la libre determinación y la independencia de España en América Latina por el P. Baltasar de los Reyes Marrero y otros miembros del profesorado de la Universidad.

En mayo de 1827 por convocatoria del Rector José Cecilio Ávila, se reúne el Claustro para elegir nuevo Rector. En ese momento es elegido el Dr. José María Vargas, primer Rector de la ahora Universidad Central de Venezuela y reformador de los estudios médicos venezolanos. Al modificar los viejos estatutos Simón Bolívar y José María Vargas dictan las nuevas normas y doctrinas de la misma rompiendo viejos y absurdos tabúes como el del color de la piel como requisito de ingreso, la "vista et moribus" (tipo de carta donde se demostraban la vida de buenas costumbres), el latín deja de ser la lengua en que se imparten las clases y aquello que establecía que sólo Doctores en Medicina podían tomar el papel de Rectores; se comienzan a impartir nuevas cátedras y son agregadas otras carreras.


Vista de la Plaza Cubierta de la UCV.

Estas nuevas normas son denominadas "Los Estatutos Republicanos de la Universidad Central Venezuela en 1827".

José María Vargas comienza el desarrollo económico basado en las Haciendas Chuao, Cata y La Concepción donadas por Simón Bolívar, así como la autonomía ideológica que garantizaría la libertad de cátedra y el fin de las discriminaciones de alumnos de nuevo ingreso por motivos de raza, fe religiosa o condición económica.

Ciudad Universitaria 

La Ciudad Universitaria de Caracas, sede de la Universidad Central Venezuela, fue declarada Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Esta sede es obra del arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva y un grupo de artistas de vanguardia de todas las latitudes, y que "...constituye un ejemplo de los más altos ideales del urbanismo, la arquitectura y el arte, representativo de la utopía moderna, que expresa el anhelo por alcanzar un mundo ideal de perfección para una sociedad y hombres nuevos" (UNESCO, 2000).

Desde su fundación, la Universidad Central de Venezuela ha contado con 3 diferentes sedes: La primera donde funcionó el original Seminario Santa Rosa, donde actualmente funciona el Palacio Municipal de Caracas y luego fue transferida a los espacios del Convento San Francisco, donde actualmente reside el Palacio de las Academias, ambas sedes en el centro de Caracas.


Ya en los años 1940, bajo el mandato de Eleazar López Contreras, la sede de la universidad no da abasto a la población estudiantil y se encomendó la construcción de un campus principal para la universidad, originalmente en la periferia de la ciudad de Caracas, son seleccionados y expropiados los terrenos, entre ellos la Hacienda Ibarra (que actualmente ya no es periferia de la ciudad sino más bien el centro geográfico de ella), antigua propiedad de El Libertador Simón Bolívar, y es encomendado el diseño al arquitecto Carlos Raúl Villanueva (todavía puede verse la casa principal de dicha hacienda dentro de los recintos de la Ciudad Universitaria, permaneció como un recuerdo). La construcción comenzó en 1940, la mudanza se concreta en 1953 y en la actualidad continúa en ampliación.

El recinto universitario cuenta con más de 70 edificaciones así como con el Jardín Botánico de Caracas, la segunda biblioteca más importante de la nación y con 9 de las 11 facultades que conforman la universidad. En el centro de la Ciudad Universitaria se encuentra el Aula Magna, un gran auditorio que cuenta con excelente acústica gracias a las Nubes Flotantes de Alexander Calder, que recorren todo el techo y los costados de su interior.

Biblioteca Central

Las otras dos Facultades la de Ciencias Veterinarias y la de Agronomía tienen un campus en el sector El Limón de la ciudad de Maracay, al oeste de Caracas.

Existe un proyecto de ampliación de la Ciudad Universitaria en la zona conocida como la Zona Rental de Plaza Venezuela. El concurso destinado a hacerlo realidad ya tuvo lugar y arquitectos de diversas nacionalidades mostraron sus ideas para esta extensión del Patrimonio Mundial. Se desconoce cuándo comenzará la construcción.

Facultad de Arquitectura 
Escuela de Comunicación Social 


Escuela de Medicina "Luis Razetti"

Venciendo las sombras

Actualmente para nadie es un secreto que la universidad enfrenta una situación compleja en cuanto a su presupuesto. En los últimos años, la deserción profesoral y estudiantil a acechado al recinto en grandes proporciones. Aunado a la gran inseguridad que se infringe en sus pasillos. 

Sin embargo, la UCV, se mantiene abierta y en pie gracias a un personal que labora llenos de convicción y de mantener la ilustre universidad. 


Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.