Perfil | Juan Pablo II: El Papa que recorrió el mundo llevando el mensaje de Dios

El 18 de mayo de 1920, nació Karol Józef Wojtyla en Cracovia, capital del Voivodato de Pequeña Polonia. Fue el  más pequeño de tres hijos del matrimonio entre Karol Wojtyła y Emilia Kaczorowska.

Se matriculó en 1938 en la Universidad Jagellónica de Cracovia y en una escuela de teatro, pero cuando los nazis cerraron la universidad en 1939, el joven tuvo que trabajar en una cantera y luego en una fábrica de químicos para mantenerse económicamente y evitar que lo deportaran a Alemania.



Al sentir inclinación por el sacerdocio, Karol continuó en 1942 su formación clandestina en un seminario de Cracovia, el cual era dirigido por el Arzobispo de esa ciudad polaca, el Cardenal Adam Stefan Sapieha.

Luego de la segunda guerra mundial, siguió con sus estudios en el seminario mayor de Cracovia, el cual fue nuevamente abierto, y en la Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica, hasta que recibió la orden sacerdotal el 1º de noviembre de 1946 de manos del Arzobispo Sapieha.

Seguidamente fue enviado a Roma, donde en 1948 culminó un doctorado en Teología. En ese entonces, también ejerció el ministerio pastoral entre los emigrantes polacos de Francia, Bélgica y Holanda.



En 1948 volvió a Polonia, y fue vicario en diversas parroquias de Cracovia y capellán de los universitarios hasta 1951, cuando reanudó sus estudios filosóficos y teológicos.

En 1953 Pasó a ser profesor de Teología Moral y Ética Social en el seminario mayor de Cracovia y en la facultad de Teología de Lublin.

El 4 de julio de 1958 fue nombrado por Pío XII Obispo titular de Olmi y Auxiliar de Cracovia.

El 13 de enero de 1964 fue nombrado Arzobispo de Cracovia por Pablo VI,

El 26 de junio de 1967 fue nombrado Cardenal por Pablo VI, con el título de San Cesareo en Palatio, Diaconía elevada pro illa vice a título presbiteral.

(Lea también: Especial | A 32 años de la primera visita del Papa Juan Pablo II a Venezuela)

Pontificado

Con solo 58 años, Karol Wojtyla fue, tras dos días de deliberaciones, elegido como sucesor de Juan Pablo I, quien murió en circunstancias no aclaradas luego de 33 días de pontificado.

Es así como Karol adoptó el nombre de Johannes Paulus pp II (Juan Pablo II) y se convirtió en el papa más joven del siglo XX y en el primero no italiano desde el neerlandés Adriano VI (1522-1523). 

El 25 de enero de 1979 emprendió el primero de sus 104 viajes fuera de Italia: República Dominicana y México fueron los primeros países en recibirlo

El último viaje fue el 14 de agosto de 2004 al santuario mariano de Lourdes, en Francia. En total visitó 129 países diferentes, algunos de ellos varias veces



Su pontificado duró casi 27 años y durante ese tiempo nombró a un total de 232 cardenales.

El papa Juan Pablo II tuvo gran cercanía con las multitudes que lo seguían, se acercó a la calle, mostrando simpatía por niños y jóvenes.

Sus múltiples viajes por el mundo lo dieron a conocer como “El atleta de Dios”, “El caminante del Evangelio", “El papa viajero” o el “papa peregrino”.

Asimismo, el sumo pontífice impuso varias marcas, no solo el del papa con más viajes realizados al extranjero, sino también el que proclamó más santos y beatos durante sus 27 años en el Vaticano.

Atentado

El 13 de mayo de 1981 Mehmet Ali Ağca disparó contra el papa, mientras éste se desplazaba por la Plaza de San Pedro en un vehículo abierto. El pontífice fue herido en la mano, brazo y abdomen. 



Pocos años más tarde en diciembre de 1983, el papa lo visitó a la cárcel de Rebibbia, conversó con él y le otorgó el perdón. El atentado motivó la construcción de un vehículo especial con cristales blindados diseñado especialmente para este tipo de actos y que fue popularmente bautizado como papamóvil. 

Un año después, en la noche del 12 al 13 de mayo de 1982, Juan Pablo II sufrió un nuevo atentado en Fátima (Portugal) adonde había llegado para agradecer a la Virgen María por haber salvado su vida. 

En esa ocasión un sacerdote español ultraconservador, Juan María Fernández Krohn, quiso ensartarlo con una bayoneta pero fue inmovilizado apenas a tiempo, aunque llegó a visualizarse la presencia de sangre en la vestimenta papal, todo lo cual fue revelado por el cardenal Stanislaw Dziwisz años después.



Visitas a Venezuela

El "papa viajero” visitó 26 países de América Latina y Venezuela fue su destino en dos oportunidades:

1985: Para ese entonces el presidente Jaime Lusinchi fue quien recibió a Karol Wojtyla el 26 de enero de 1985. Feligreses de todos los estado del país se dieron cita en la vía Caracas- La Guaira para ver al sumo pontífice.

Durante su estadía en Caracas, el papa Juan Pablo II se reunió con autoridades del Gobierno de la época y con representantes de la Nunciatura Apostólica.

El 27 de enero estuvo en Montalbán, donde oficializó una homilía dedicada a la familia venezolana. También visitó Maracaibo, Mérida y Ciudad Guayana.

Cerró su encuentro con los venezolanos en Caracas, donde utilizó los espacios del Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela donde se reunió con los estudiantes.



1996: El 9 de febrero aterrizó en Maiquetía, lo recibió el entonces mandatario Rafael Caldera, A su llegada el Sumo Pontífice admitió su alegría de volver a la "tierra de gracia".

Una vez más, las calles de Caracas se llenaron de feligreses que esperaban ansiosos poder ver al papa Juan Pablo II. En esta oportunidad visitó Guanare para participar en la inauguración del templo de la Virgen de Coromoto.

Realizó una homilía en Los Próceres y en La Carlota. Tres días duró la visita del sumo pontífice en el país.



Fallecimiento

Tras sufrir dos atentados, la salud de Karol fue apagándose poco a poco. Fueron muchas las afecciones que lo atacaron entre ellas el Parkinson, que lo debilitó dejando su capacidad sólo al habla.

Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005. El monseñor Leonardo Sandri anunció la noticia a sus feligreses consagrados en la Plaza San Pedro y al mundo entero.



Su muerte fue provocada por una septicemia y un colapso cardiopulmonar irreversible esto, sumado al Parkinson que lo aquejaba. Tenía 84 años.

"Soy feliz, séanlo también ustedes. No quiero lágrimas. Recemos juntos con satisfacción. En la Virgen confío todo felizmente", estas fueron sus últimas palabras plasmadas en una carta dictada a su secretario, Stanisław Dziwisz.