Hugh Herr, inventor de prótesis biónicas, Premio Princesa de Asturias de Investigación

El científico, que sufrió la amputación de sus dos piernas cuando se le congelaron durante una escalada cuando tenía 17 años, ha sido su propio conejillo de indias
El científico, que sufrió la amputación de sus dos piernas cuando se le congelaron durante una escalada cuando tenía 17 años, ha sido su propio conejillo de indias - www.businessinsider.com.au

El estadounidense Hugh Herr, pionero en prótesis inteligentes, fue galardonado este miércoles con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica por mejorar la "vida de millones de personas".

Herr, físico e investigador de 51 años, es un "líder mundial de la biónica", la aplicación de los fenómenos biológicos a la tecnología, y ha "desarrollado las primeras prótesis que logran emular la locomoción humana, permitiendo superar discapacidades, como la que él mismo tiene", señaló el jurado al anunciar el premio en Oviedo (Asturias, norte de España).

"Las investigaciones pioneras" de Herr, que combinan "inteligencia artificial, neurofisiología y robótica", han dado lugar "a una nueva clase de prótesis biónicas inteligentes, controlables por el cerebro", señaló la Fundación Princesa de Asturias, que concede el premio.

El científico, que sufrió la amputación de sus dos piernas cuando se le congelaron durante una escalada cuando tenía 17 años, ha sido su propio conejillo de indias. Actualmente cuenta con dos prótesis biónicas que diseñó y que le han permitido seguir practicando el montañismo.

Acabar con la discapacidad

"Ojalá este reconocimiento arrojase luz sobre la misión global para acabar con la discapacidad humana en el siglo veintiuno a través de los continuos avances en la biónica", dijo Herr en una declaración, en la que afirmó estar "profundamente conmovido" por el galardón.

Desde el accidente en el que perdió las piernas, Herr nunca se dio por vencido y siempre creyó que la tecnología le permitiría continuar con la escalada, su pasión, según ha señalado el científico que ha recibido numerosos premios y ha sido objeto de libros y películas.

El innovador estadounidense competía con otros 33 candidatos al premio Princesa de Asturias de Investigación, que el pasado año recayó en las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna por sus trabajos en la edición del genoma.

El premio de investigación es el cuarto de los ocho galardones otorgados cada año por la Fundación Princesa de Asturias, que toma su nombre del título de la heredera al trono de España, la princesa Leonor. Están dotados con 50.000 euros (unos 56.000 dólares) y una escultura de Joan Miró.