Hotel Humboldt: El histórico tesoro del Ávila que lleva más de 7 años en proceso de restauración

Este domingo el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprobó 22.454 millones de bolívares para finalizar la restauración del Hotel Humboldt del Waraira Repano que empezó, en manos del actual Gobierno, en 2007 y esperaba estar lista como máximo para 2012. 

En la última década el Sistema Teleférico de Caracas se ha convertido en el principal atractivo turístico de la capital venezolana y quienes lo han conocido durante este tiempo no pueden sacar de su mente el hermoso y antiguo hotel que aguarda su llegada en el pico del cerro El Ávila, lo conciben como un agregado al paseo, desconociendo que alguna vez el agregado fue el transporte y el viejo hotel el protagonista.

Puente aéreo entre el litoral y Caracas

Durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez (1953-1958) se concibió la idea de unir a Caracas con el Litoral Central por medio de un complejo turístico con dos grandes atractivos: un teleférico y un emblemático hotel, a cuya recepción se accedería por dicho sistema de transporte. 

El diseño original fue obra del arquitecto Tomás José Sanabria Escobar, representante de la segunda generación de arquitectos venezolanos formados en Harvard (1947). Participaron, asimismo, los afamados ingenieros Gustavo Larrazábal y Óscar Urreiztieta y la compañía venezolana ENECA.

Invertidos unos 20 millones de bolívares de la época, el hotel y los tramos de los teleféricos fueron inaugurados el 29 de diciembre de 1956. 

Recibió el nombre de Humboldt en honor al alemán Alejandro de Humboldt y fue concebido como una torre circular de 59, 50 metros de altura, distribuida en 14 pisos y 70 habitaciones. Pasó a la historia como una de las grandes maravillas arquitectónicas de la época. 

Debido a los efectos del terremoto de Caracas en julio de 1967, el hotel vivió una debacle y cerró en 1969 para seis años más tarde ser usada como sede del Convenio Unión Internacional de Organismos Oficiales de Turismo (UIOT) y terminar completamente abandonado en 1979.

Reactivación frustrada de Lusinchi a Chávez

En la década de los 80, durante el gobierno del presidente Jaime Lusinchi, se ordenó la rehabilitación de una parte del Hotel Humboldt y el sistema del teleférico en el tramo de la estación de Maripérez, que actualmente es la única en funcionamiento. En 1986 fue abierto pero el diseño fue alterado y los turistas no vieron con agrado los cambios. La obra quedó abandonada.

Una década más tarde, en tiempos de Rafael Caldera, se procedió, a través del Fondo de Inversiones de Venezuela y Corpoturismo, a la privatización del Hotel y el Teleférico Caracas-Litoral. Ambos pasaron a ser del Consorcio Inversora Turística Caracas (ITC).

Iniciaron nuevamente las obras de rehabilitación y el complejo inició sus operaciones en 2001 con el nombre comercial de Ávila Mágica. Ahora, se trataba de un complejo turístico que incluía caminerias, comercios, restaurantes, pista de patinaje sobre hielo, centros de entretenimiento y un hotel en remodelación que desde entonces es una de las grandes promesas para el sector turismo.

Poco duró el éxito y el hotel seguía alojado en el corazón del Ávila sin avance alguno. En 2007 el presidente Hugo Chávez revocó la concesión y procedió a expropiar el complejo, y ordenó al Ministerio para el Turismo la restauración del complejo. 

El proyecto se asumió en dos fases: La primera (recuperar los espacios y restaurar el hotel) esperaba estar lista para finales de 2010 y la segunda (concluir la construcción del teleférico hacia el Litoral) para 2012. 

Cinco años más tarde aun la operatividad del histórico Hotel Humbolt es un recuerdo en la memoria de los arquitectos criollos. Mismo estatus que posee el teleférico que planeaba llevar a los caraqueños del cielo a la costa. 

Intentos recientes 

El desolado hotel ha visto desfilar a cinco funcionarios distintos en la titularidad del Ministerio de Turismo: Titina Azuaje, Pedro Morejón, Alejandro Fleming, Andrés Izarra y la actual Marleny Contreras, quien ha replanteado la promesa y ha dicho que para este 2017, más tardar comienzos de 2018, la obra estará en funcionamiento. 

Una promesa similar a la hecha por Izarra el 14 de mayo de 2013, cuando prometió para ese mismo año tener lista la primera fase de rehabilitación del Humboldt, que implicaba el restablecimiento de la fachada. Se esperaba una gran inauguración para abril de 2015 que no llegó. 

Posteriormente, el ministro aseguró que sería en 2016 cuando aquello ocurría pero, ahora, estaría a cargo de Contreras, nombrada su sucesora el siete de abril de 2015.