Médico de Wuhan entre los 41 fallecidos por el coronavirus en China

China estrenó este sábado año nuevo, el de la Rata, y no entró con buen pie. La crisis por el coronavirus de Wuhan parece hacerse cada vez más seria y los propios funcionarios en esa ciudad, el epicentro del contagio, reconocen que los suministros médicos están alcanzando niveles alarmantemente bajos. 

El número de casos en su territorio ya supera los 41 muertos y los 1.350 infectados —un salto de más de 500 personas en 24 horas—, una cifra que puede ir a más dado que se sospecha de otros 2.000. Entre los fallecidos se encuentra uno de los médicos que trataba a estos pacientes en Wuhan, un doctor identificado como Liang Wudong, de 62 años.

Liang, un especialista en enfermedades respiratorias del hospital Hubei Xinhua, había empezado a presentar los síntomas de la enfermedad —tos, fiebre alta, dificultad para respirar— hace una semana, según han explicado sus colegas a medios locales, y se encontraba ingresado desde entonces.

El fallecimiento del médico colocó de relieve los riesgos a los que se está exponiendo el personal médico de Wuhan y otras 13 ciudades de la provincia de Hubei, en las que se encuentran encerradas por cuarentena un total de 46 millones de personas, El País

Las autoridades sanitarias ya habían confirmado hacía días que entre los contagiados se encontraban 15 médicos y enfermeros, todos menos uno infectados por un único paciente, un hombre al que se le practicó una operación cerebral. 

También murió este jueves, por un paro cardiaco mientras asistía a enfermos, otro doctor, Jiang Jijun, especialista en dolencias infecciosas.

El desbordamiento de los hospitales es palpable en numerosos vídeos que circulan por las redes sociales pese a la censura. En alguno se puede ver a una enfermera que solloza de agotamiento; en otro, una mujer que se describe también como enfermera denuncia la presencia de tres cuerpos en un pasillo que nadie tiene tiempo de retirar

En otros se ven unas salas de espera completamente saturadas. Algunos hospitales han comenzado a rechazar pacientes ante la imposibilidad de atenderlos.

No se trata solo de agotamiento. Los niveles de suministros para atender a los enfermos están descendiendo a niveles de alarma, hasta el punto de que los hospitales públicos han lanzado un llamamiento solicitando donaciones. Piden mascarillas, batas quirúrgicas, desinfectantes, gafas protectoras. 

Los suministros, según publicó el periódico de propiedad estatal The Paper, solo llegan para tres o cinco días. Un funcionario provincial citado por Reuters ha reconocido que las reservas de esos materiales se encuentran en niveles muy bajos y la crisis continúa en niveles graves. 

Según este funcionario, hasta el momento se recibieron donaciones de 1,2 millones de máscaras y unos 30 millones de yuan (más de cuatro millones de euros).

Para tratar de paliar las carencias lo antes posible, y en un indicio de lo urgente de la situación, Wuhan construirá a toda prisa un segundo hospital dedicado exclusivamente a los pacientes del coronavirus, con capacidad para 1.300 camas. 

Este centro, según reveló el Diario del Pueblo, se sumará al que ya se dio a conocer este viernes, que comenzó a edificarse con módulos prefabricados y que se tiene previsto completar en solo 10 días, para aportar un millar de camas.

Además, la Comisión Nacional de Sanidad envió a Hubei a más de 1.200 profesionales sanitarios procedentes del resto del país. El Ejército chino también desplazó un contingente de 450 médicos militares, algunos de ellos expertos en la lucha contra el ébola en África o contra el SARS, el síndrome respiratorio causado por un coronavirus de la familia del actual y que en 2003 mató a más de 700 personas.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.