Hace 4 años murió Gabriel García Márquez: El más grande del realismo mágico

Este martes se cumplen cuatro años del más grande del realismo mágico y uno de los escritores fundamentales del siglo XX: Gabriel García Márquez (1927-2014) escritor colombiano Premio Nobel de Literatura 1982, quien falleció a los 87 años en su casa de la Ciudad de México.

Su muerte ocurrió después de estar ocho días internado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, y de diez días convaleciente en su casa del Pedregal de San Ángel.

La noticia de la muerte del autor de Cien años de soledad, quien vivía en México desde principios de los años 60, país donde escribió la mayoría de su obra, conmovió al mundo de las letras cuando Fernanda Familiar, periodista de Grupo Imagen Multimedia, escribió en su cuenta de Twitter: 

"Deja de latir el corazón de Gabriel García Márquez. Muere Gabriel García Márquez. Mercedes y sus hijos, Rodrigo y Gonzalo, me autorizan dar la información. Qué tristeza tan profunda…".

Gabriel García Márquez se encontraba trabajando en el segundo tomo de sus memorias Vivir para contarla.

Murió en casa un jueves santo

Y como Úrsula Iguarán, la matriarca protagonista de Cien años de soledad, murió un Jueves Santo aunque a los 87 años de edad, y no a lo 115 o 122 que tenía su mítico personaje inspirado en su abuela, Tranquilina Iguarán Cotes.

Después de estar ocho días internado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán y diez días de convalecer en su casa del Pedregal de San Ángel, bajo estricto cuidado médico, el Nobel de Literatura 1982 dejó de existir hacia las 14:38 horas.

Gabo, como le decían de cariño sus amigos y lectores, fue ingresado el 31 de marzo al Instituto Salvador Zubirán debido a un cuadro de desnutrición e infección pulmonar y de vías urinarias. El 8 de abril regresó a su casa con pronóstico de “delicado”, tras recibir un tratamiento de antibióticos.

Durante el tiempo en el que convaleció en su casa, su esposa Mercedes Barcha y sus hijos Gonzalo y Rodrigo se negaron a dar información detallada de su salud. Sólo se observó que todos los días fue visitado por un cardiólogo y un geriatra.