Gobernadores de Brasil empiezan a relajar las cuarentenas

Referencial

Los gobernadores de una cuarta parte de los estados brasileños han empezado a relajar las cuarentenas que fueron implantando hace un mes para frenar los contagios de coronavirus. En Santa Catarina han abierto ya las iglesias, los centros comerciales y los gimnasios; en el Distrito Federal, las ópticas y las tiendas de electrodomésticos. 

Éstos son algunos ejemplos de las medidas adoptadas en ocho Estados cuando las cifras oficiales indican que la curva de contagios sigue creciendo aceleradamente pero la de fallecidos tiende a estabilizarse. También en Brasil la actividad económica se ha desplomado desde que comenzó el confinamiento con la diferencia de que aquí el presidente, Jair Bolsonaro, no ha dejado de hacer campaña para reabrir los negocios, reseñó El País.

La flexibilización de la cuarentena comienza por Río Grande do Sul, Santa Catarina, Goias, Espirito Santo, Paraiba, Sergipe, Tocantins y el Distrito Federal, donde se ubica Brasilia, según la recopilación realizada por el diario Estadão.

(Lea también: México muestra su fortaleza en los mercados con una emisión de bonos de 6.000 millones en condiciones favorables)

La pandemia ha causado 2.741 muertos y contagiado a más de 43.000 personas en Brasil, según el Ministerio de Salud, aunque los especialistas estiman que estas cifras no reflejan la magnitud real ni aproximada porque el número de test de COVID-19 realizados es ínfimo para un país de 210 millones de habitantes.

São Paulo, el Estado más poblado y el que más aporta a la riqueza nacional, no ha empezado a reabrir pero sí ha anunciado su intención de hacerlo a partir de mayo, cuando venza la prórroga más reciente de la cuarentena. El gobernador de São Paulo, João Doria, ha cambiado de opinión y ya no detallará este miércoles su plan de reapertura gradual, que solo se aplicaría dentro de más de dos semanas porque el confinamiento está vigente hasta el 10 de mayo. 

Los sistemas de vigilancia del aislamiento social en el Estado, monitoreado vía teléfonos móviles, indican que entre el 50% y el 55% de la población se está quedando en casa cuando los expertos insisten en que para frenar los contagios lo ideal es un confinamiento del 70%.

Río de Janeiro tampoco ha relajado el confinamiento por ahora ni tampoco Amazonas. El coronavirus está haciendo verdaderos estragos en la frágil red sanitaria de Amazonas. Manaos, la capital, está prácticamente sin una sola cama de UCI para los nuevos infectados y ante el fuerte aumento de las muertes han comenzado los enterramientos colectivos.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter