Gabriel García Márquez: 4 años entre mariposas amarillas

Al contrario de Amaranta Buendía, Gabriel García Marquez no se sentó a tejer su propia mortaja. La muerte lo sorprendió  tras una larga lucha contra el cáncer linfático que padecía. Partió a los 87 años, en su casa de México, dónde residía desde la década de los 60. 

Las letras de García Marquez reflejan parte de su infancia en la población colombiana de Aracataca, donde nació un 6 de marzo de 1927. Criado por sus abuelos: doña Tranquilina Iguarán, una anciana de ascendencia guajira que vivía asustándolo con leyendas de fantasmas y el coronel Nicolás Márquez, quien solía llevarlo a pasear mientras sus viejas glorias de Guerra.

La ambición de convertirse en escritor surgió después de leer a Frank Kafka: 

"Cuando a los 17 años leí La metamorfosis descubrí que quería ser escritor. Al ver como Gregorio Samsa amanecía convertido en un escarabajo, yo no sabía que se podía hacer eso; pero si es así, escribir me interesa", confesó el Gabo  en una entrevista. 

Entre las influencias literarias de García  Marquez destacan autores como: William Faulker, Ernest Hemingway y Virginia Woolf.  

La habilidad de mezclar historias veraces y cuentos delirantes que vislumbró junto a sus abuelos y palpó con Kafka, lo conduciría a crear una tendencia literaria que hiciera posible tal práctica. Así se convirtió en el precursor del realismo mágico. 

Cien años de soledad (1967) fue su novela más conocida, allí se desnuda el Caribe como un lugar sofocante, pintoresco e insólito, lleno de lluvias torrenciales que duran un año y un día,  jovencitas que suben al cielo, y mariposas amarillas que revolotean sin parar. 

Aunque este libro lo hizo merecedor del premio Nobel de Literatura en 1987, no es su trabajo favorito. En vida aseguró que si tuviera que elegir un libro suyo sería El amor en los tiempos del cólera.

A los 22 años, comenzó a trabajar en El Heraldo, de Barranquilla. Durante el día se dedicaba al periodismo y por la noche se transmutaba en escritor. En esas condiciones, escribió la Hojarasca (1955) , su primer libro, donde ya estaban presentes los cimientos de Macondo y su universo literario. 

García Marquez se destacó como periodista; y en sus propias palabras, mucha de su calidad literaria proviene de ese al que llamó "el mejor oficio del mundo". 

"Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodista aunque se vea poco. Tienen una cantidad de investigación y de comprobación de datos y de rigor histórico, de fidelidad a los hechos, que en el fondo son grandes reportajes novelados", aclara sobre su prosa. 

Autor de  textos  de no ficción como Noticia de un secuestro y Relato de un náufrago, Márquez creó la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, una institución de renombre que premia el esfuerzo de periodistas destacados en diferentes ámbitos. 

Cuando Gabriel García Marquez, murió el 17 de abril de 2014, la prensa se apostó en su apartamento de la ciudad de México. Una lectora llegó a pie  para dejar un ramo de flores en la puerta y aprovechó para decirle a los periodistas que lamentaba la muerte del escritor pues había cambiado su vida.

Para el momento de su partida, Márquez había vendido más de 30 millones de copias, y su obra se equiparaba a otros grandes autores latinoamericanos como Juan Rulfo y Jorge Luis Borges. 

Su velorio duró 3 horas  en las cuales sonó una selección de sus temas favoritos, pues García Márquez era un apasionado de la música.En 2017, la banda Irlandesa U2 rindió homenaje al Gabo, durante un concierto en  Bogotá. 

    

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter