Francia redobla medidas ante alza de casos por COVID-19

Los casos de COVID-19 aumentan en Francia y a menos de una semana para que se reinicien las clases, el gobierno decretó este jueves nuevas medidas, como el uso obligatorio de la mascarilla en todo París.

"La epidemia está volviendo a ganar terreno en todo el país", declaró el primer ministro francés, Jean Castex, en una rueda de prensa, reseñó AFP.

"Es el momento de actuar", añadió Castex, que busca evitar a toda costa un nuevo confinamiento general que sería devastador para la economía.

(Lea también:OMS: Las escuelas no son un motor principal de transmisión del COVID-19)

El gobierno puso fin a mediados de mayo a casi dos meses de un estricto confinamiento durante el cual se logró contener el avance de virus aunque al precio de más de 30.000 vidas.

Pero en las últimas 24 horas se reportaron más de 5.000 contagios de COVID-19 en Francia, un récord desde finales de mayo, y el número de hospitalizaciones está en aumento, con más de 800 pacientes ingresados a nosocomios por semana, frente a 500 hace 6 semanas, según las cifras publicadas el miércoles 26 de agosto por las autoridades de salud.

21 departamentos en zona "roja"

Frente a este recrudecimiento de la situación epidemiológica, el gobierno francés puso este jueves a otros 19 departamentos en zona "roja", es decir en áreas de alta circulación del virus, lo que lleva el total a 21 de los 96 departamentos metropolitanos franceses.

Entre estas zonas está París, donde, para intentar frenar los contagios, Castex anunció que el uso de la mascarilla va a tornarse obligatorio en toda la ciudad. Su uso ya era obligatorio en el transporte público, los lugares cerrados y las calles más transitadas.

Frente al repunte del virus, "nuestro objetivo es hacer todo lo posible para evitar un reconfinamiento general así como una afluencia masiva de pacientes" como la que vimos en la primavera, insistió el primer ministro.

París perdió 14 millones de turistas

El uso de la mascarilla ya era obligatorio desde el martes 25 de agosto en Marsella, la segunda ciudad del país, donde también se ordenó el cierre de todos los bares y restaurantes a partir de las 23:00 horas, una medida que el gobierno no excluye para París.

Este escenario sería catastrófico para la capital francesa, golpeada además por una caída drástica del turismo internacional, del que su economía depende estrechamente.

En los primeros seis meses del año, la Ciudad Luz perdió 14 millones de turistas debido al coronavirus y 6.400 millones de euros (7.590 millones de dólares), según cifras publicadas este jueves por el Comité regional del turismo (CRT) de París.

La situación es aún más preocupante cuando falta menos de una semana para que más de 13 millones de niños y adolescentes y cerca de 1 millón de profesores regresen a clases.

Dada la situación actual de la epidemia y para extremar precauciones, el primer ministro confirmó que todos los mayores de once años y los profesores deberán llevar mascarillas durante las clases y los recreos.

Jean Castex anunció también que la mascarilla será obligatoria "para todos" en las universidades. "La regla es simple: el uso de la mascarilla es desde ahora obligatoria en todos los espacios cerrados en donde estén varias personas", resumió.

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.