Especial|Folklore venezolano: Espantos, esquinas y fiestas religiosas

Jean Paul Yañez - Globovisión

Las tradiciones construyen pueblos enteros: desde el modo de hablar, al origen de las fiestas que se celebran cada año, la historia detrás de una calle o monumento, esas leyendas que te contaba  el abuelo, la música que se baila en el sitio que te vio nacer,componen una atmósfera colorida  que moldea a los hombres y el lugar dónde habitan. 

En honor a las variadisímas manifestaciones culturales que existen en todo el mundo, desde 1960 cada 22 de agosto se celebra el día internacional del folklore. Etimológicamente, el término proviene de los vocablos "folk" (pueblo), y "lore" (ciencia),la iniciativa para celebrar este acervo, emana justamente de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que eligió esa fecha para recordar la aparición de este término, acuñado por el escritor británico William G. Thorns, en una publicación de 1846. 

Cómo una figura carnavalesca,la cultura venezolana suele adoptar la forma de apariciones fantásticas benévolas o temidas: es la virgen de Coromoto que se presentó ante los indios o el eco de un silbido lejano que nadie quiere escuchar. Esas historias surgen de la imaginación y la fe que acompaña a nuestro gentilicio y nos moldea la idiosincracia, transformada en canciones, poemas, cuentos y novelas. 

"Era un muerto sin cabeza, sin pantalón ni camisa con las manos en el bolsillo y una macabra sonrisa (...) y bailaba este merengue con ese ritmo atravesao". 

Espantos, esquinas y fiestas  

El misterio se pasea por las calles de Caracas mucho antes de los españoles vinieran a fundar la ciudad sobre el valle habitado por aborígenes de la tribu Caribes.Entonces no había nada que separa la tierra de las aguas. Se cuenta que un día, los habitantes de aquellas tierras ofendieron terriblemente a la diosa del mar. Enfurecida la deidad, alzó una enorme, ola que habría de tragarse aquel pueblo imprudente. 

Cuando la inmensa cortina de agua se cernía sobre sus tierras, los Caribes se apresuraron a rogar por el perdón de la diosa que abandono sus vengativos planes. El maremoto se congeló para dar origen a una inmensa montaña, que en adelante sería conocida como: Waraira Repano. Palabras indígenas que la bautizaron como Sierra Grande, o Tierra de Dantas. En los días coloniales de 1778, la montaña cambiaría su nombre a El Ávila, en honor a un terrateniente, que se estableció en un terreno cercano. 

Tras la llegada de los fundadores, el pulmón vegetal de Caracas, mantuvo su reputación mítica, al compás de nuevas leyendas e historias, protagonizadas por los nuevos habitantes de esas tierras. En medio de esas montañas boscosas, vivió  Gottfried August Knoche, un médico alemán que  desarrolló una fórmula, para embalsamar cadáveres, haciéndose con el lúgubre título del "momificador del Ávila" . 

  El Dr Knoche, preservó los cuerpos de grandes personalidades de la época, como  del periodista y político Tomas Lánder y el ex presidente de la República, Francisco Linares Alcántara. 

(Lea también: Simón Díaz: "el tío" más recordado y querido de la música venezolana

La muerte también alcanzaría al embalsamador un día de enero de 1901, no se sabe si alguien se encargó de momificarlo, pero los restos del mausoleo se conservan hasta nuestros días por los lados de lo que fue la hacienda Buena Vista.

El arquitecto Carlos Raúl Villanueva, trajo el aliento de la modernidad a la Caracas rural. En 1956 se inauguró el Hotel Humbolt un moderno complejo turístico, empotrado en el cerro el Ávila que aseguran, incluía fantasmas entre sus distinguidos huéspedes. El espectro más sonado es quizá la amante de Pérez Jiménez, quién murió tras caer desde uno de los balcones del edificio, luego de una pelea. Si el autoritario presidente de la época, fue quién la empujó es algo que nunca se supo.   

Los mitos y leyendas no se quedarían encaramados en las montañas. Con su   pintoresca distribución, Caracas esconde muchas historias que se cuentan en los elocuentes nombres de sus esquinas: "a de "animas" por los lados de la avenida Urdaneta, toma ese nombre, de los rezos y  cantos fúnebres que se escuchaban allí durante las horas nocturnas. Lo que al principio se tenía por almas en pena ,resultaron ser las voces de un grupo de viudas, que pedían por el descanso de sus esposos. 

No todos los misterios tenían el toque de lo sobrenatural, aunque: fantasmas y visiones religiosas no faltaban entre las calles de la supersticiosa capital de Venezuela, crónicas de la época hablan de un enano que atormentaba a los trasnochadores que pasaban por la catedral de Caracas. También se dice que el Nazareno de San Pablo se presentó ante el ateo Guzmán Blanco, para reclamarle la demolición de su antiguo santuario, construido dónde hoy está el teatro municipal. Atormentado por el episodio y azuzado por su devota esposa, el presidente ordenó la construcción de la Basílica de Santa Teresa. 

Muchas fiestas del folklore venezolano, surgen de la mezcla de la religión católica con otras culturas : muestra de ello son los  Diablos Danzantes de Yare, (declarados patrimonio cultural de la Unesco en 2012) o las celebraciones de la cruz de mayo. 
La lucha entre el bien y el mal se escenifica en las calles mirandinas el día del Corpus Christi

El  próximo mes vendrá cargado de fiestas marianas. Los orientales se preparan para el 8 de septiembre, cuando en medio de las aguas, celebrarán a la Virgen del Valle, tres días después,el 11, las tierras de Guanare festejan a nuestra señora de Coromoto Patrona de Venezuela. 

Miles de Devotos peregrinan hasta el Santuario de Guanare en el estado Portuguesa 

Las apariciones más famosas y terroríficas del imaginario tricolor, esperan incautos en llanuras y pueblos abandonados. La sola mención del Silbón, deja sin dormir a más de uno:niños y adultos, incrédulos o creyentes, palidecían ante al sola idea de escuchar un pitido,que delataba la presencia del llanero asesino quien cargaba el saco con los huesos de sus padres a la espalda, las distancias del sonido silbante, contradecían la posición del fantasma. Oírlo a lo lejos significaba que se encontraba frente a ti en la oscuridad.

Las mujeres espectrales tampoco faltan: está la llorona, (leyenda compartida con México) y sus lamentos errantes mientras busca a sus hijos ahogados en un rió, y su prima criolla "la Sayona", aparición que atormentaba a los hombres infieles en la negrura de las carreteras. 

De la pluma del poeta barinés Alberto Arvelo Torrealba, brotarían versos inspirados por una nueva batalla entre el bien y el mal: el encuentro de Florentino, recio coplero con una voz prodigiosa, y el diablo, que celoso emergió de los infiernos para desafiarlo a un contrapunteo

Con más de 35 versiones populares, el poema publicado en 1940 adquirió el ritmo del joropo (con una última versión en 1957).El enfrentamiento del llanero con el capitán de las tinieblas, es sin duda la leyenda a la que más se le ha cantado en el Folklore venezolano ¡y no sólo desde la música!, pues sus raíces se extienden por varias adaptaciones cinematográficas, hasta las páginas de Cantaclaro, la novela de Rómulo Gallegos.  

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.