En Colombia también ganó la izquierda: Bogotá y Medellín, dos grandes símbolos

Bogotá eligió este domingo a su primera alcaldesa, la centroizquierdista Claudia López, homosexual y figura anticorrupción, en el marco de los comicios locales más pacíficos que se han disputado en años en Colombia, publica AFP. Mientras que el emprendedor Daniel Quintero dio la sorpresa en Medellín, aguándole la fiesta al uribismo y quitándole, una vez más, la alcaldía de Medellín.

Ni la campaña negra en su contra, ni las amenazas, ni la asociación con Gustavo Petro, pudieron evitar la victoria de Quintero, quien admite sin embargo que nunca se imaginó ser alcalde.

Ser alcalde de Medellín, a sus 39 años de edad, será quizá su trabajo más importante. Sin embargo, Quintero recuerda todo lo que tuvo que hacer para sobrevivir en una juventud con carencias económicas.

“Como muchos colombianos tuve que retirarme del estudio y dedicarme a trabajar. Vendí postres, fui mensajero, entre mil oficios más”, cuenta, reseña El Tiempo de Bogotá.

Inteligencia Artificial y Big Data

“Desde el Viceministerio creé el primer Viceministerio de Economía Digital de América Latina, conectamos al país y trabajamos para que millones de colombianos se apropiaran de la tecnología, apoyé la investigación de avanzada con los centros de Inteligencia Artificial, Big Data e Internet de las Cosas”, sostuvo Quintero.

Después de tres duros años, a los 17 logró entrar a la Universidad de Antioquia gracias a una beca y allí se graduó de ingeniero electrónico. Luego obtuvo una especialización en finanzas públicas en la Universidad de los Andes, un máster en la Universidad de Boston (Estados Unidos) y otro en la Universidad de Harvard. Fue viceministro de economía digital, viceministro de las TIC y gerente de INNpulsa Colombia.

Por su parte, López -postulada por la coalición del Partido Verde y el Polo Democrático de izquierda- se impuso con el 35,23% de los apoyos contra el 32,47% del liberal Carlos Fernando Galán, quien reconoció su derrota con el 99,41% de los votos escrutados por la Registraduría Nacional.

Oposición abierta a Iván Duque

Su triunfo abre una nueva página en un país donde históricamente han gobernado hombres de las élites conservadora y liberal. Asumirá el 1 de enero y se pondrá al frente de una capital de 7,2 millones de habitantes agobiada por problemas de movilidad y una alta percepción de inseguridad.

Conocida por su carácter explosivo y su disciplina, la mandataria electa impulsó sin éxito, en 2018, una consulta popular contra la corrupción en la política. Como investigadora académica, investigó el llamado fenómeno de la parapolítica: la alianza de líderes públicos con los sanguinarios grupos de ultraderecha, lo que le costó el exilio.

También es conocida por su vehemente oposición a la derecha que gobierna Colombia desde hace poco más de un año con Iván Duque a la cabeza.

“Cambiamos la historia! (...) Ganamos la Alcaldía Mayor de Bogotá”, proclamó la dirigente opositora, de 49 años, tras el escrutinio que señaló su apretada victoria en la capital colombiana.

“Ser mujer no es un defecto, ser una mujer de carácter, firme (...) no es un defecto. Ser gay no es un defecto, ser hija de una familia humilde no es un defecto”, había dicho en una entrevista con la AFP la semana pasada.

Proceso electoral complejo

El proceso revestía especial complejidad por el alto número de candidatos y las amenazas de seguridad en algunos territorios donde operan grupos armados financiados por el narcotráfico o la minería ilegal, luego del desarme de la exguerrilla FARC.

El ahora partido de izquierda compite por segunda vez en democracia desde que depuso la lucha armada de más de medio siglo, a lo largo del cual saboteó elecciones con violencia.

Aun sin la amenaza de la antigua guerrilla, en los últimos tres meses siete candidatos fueron asesinados, 88 recibieron amenazas, 12 han sufrido atentados y uno fue secuestrado, según la independiente Misión de Observación Electoral (MOE).

Unos 36 millones de colombianos estaban convocados para elegir 32 gobernadores, poco más de 1.100 alcaldes y miles de diputados departamentales, concejales y ediles.

Además de la violencia, la corrupción -expresada en la falta de transparencia en la financiación de las campañas, la compra de votos o la interferencia indebida de funcionarios- era apuntada por los analistas como una de las manchas de estos comicios.

En esta jornada las coaliciones se impusieron sobre los desprestigiados partidos tradicionales.

FARC mide su fuerza

Surgida del acuerdo de paz, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) se midió por segunda vez en unas elecciones tras su magro debut en las legislativas de 2018, en las que apenas obtuvo el 0,27% de apoyos.

El partido de la exguerrilla postuló a 308 candidatos, la mayoría para concejos locales y solo 18 para alcaldías.

Los antiguos rebeldes enfrentan un difícil proceso de reincorporación social y económico marcado por denuncias de retrasos e incumplimientos oficiales, pero sobre todo ensombrecido por el asesinato de 168 excombatientes.

El jueves cayó muerto a tiros el líder Alexander Parra, esposo de una candidata al concejo del municipio de Mesetas (centro), dentro de una de las zonas protegidas por el Estado y donde se agrupan exguerrilleros que están en vías de reinserción.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.