El mundo tras el virus: 20 cambios

Coronavirus COVID-19 en Colombia  | Foto: AFP
Coronavirus COVID-19 en Colombia | Foto: AFP - AFP

El brusco colapso de la actividad (un lockdown decidido por los Estados) en todos los países del planeta está produciendo un doble choque en la demanda y en la oferta que tendrá efectos no reversibles.

Su magnitud va a generar cambios en la economía, en nuestro comportamiento, en nuestras empresas y en nuestra manera de entender la política y la sociedad. A continuación, aventuro algunos de ellos:

1. La economía europea se japonizará, a consecuencia de un ingente esfuerzo financiero para sostener a los países del sur de Europa, que sufrirán tremendas tasas de desempleo, déficit y deuda pública: deberán ser rescatados. La deflación será el riesgo contra el que los gobernantes de Europa tendrán que luchar.

Alemania aprovechará esta gran oportunidad de afrontar la situación con visión paneuropea. Tomarán el liderazgo y ayudará con fuerte gasto público, mutualización de deudas y autorización de inyecciones de liquidez para que la arquitectura de la Unión revierta su declive. Europa saldrá herida pero más unida de esta crisis.

2. Estados Unidos abrazará las políticas keynesianas, con un colosal endeudamiento público y una fuerte impresión de dinero que acabará provocando alta inflación. La crisis acelererá el declive del imperio americano.

A medida que la impresión de dinero se utiliza más y más, la gente comienza a cambiar su comportamiento y se establece una psicología inflacionaria, creando un bucle de retroalimentación de depreciación, inflación e impresión de dinero.

Los demás países se hartarán de financar el deficit de USA comprando su Bonos del Estado, cuando además perderán valor con la probable depreciación del dólar. Se romperá el sistema monetario actual y el dólar perderá su papel como moneda de reserva.

Durante ochenta años USA, al tener la moneda de reserva, ha podido financiar un estilo de vida por encima de sus posibilidades. Pero torpemente están convirtiendo el dólar en arma para multar a los que comercian con sus enemigos (Irán, Rusia, Venezuela), perdiendo con ello la confianza y respeto del resto del mundo.

Sus propios aliados (Francia, Alemania y Reino Unido) han creado una alternativa al pago en dólares: INSTEX, para poder comerciar con Irán evitando las sanciones americanas. China y Rusia se sumarán para crear un canal alternativo de pagos internacionales que disminuya el papel global del dólar.

3. Se consolidarán tres grandes bloques en el mundo: China, Estados Unidos y Europa.

Tanto la producción como el comercio se regionalizará, volviendo a los lugares de consumo, con ayuda de la robótica, la impresión 3D y la productividad 4.0. El miedo a nuevas rupturas de las cadenas de suministros tras la guerra comercial y el Covid-19 actuará como catalizador.

Entramos en 2020 con el 81% del ensamblaje y el 64% de los componentes del sector Tecnología de todo el mundo realizandose en China. Europa y Estados Unidos transferirán parte de esta producción a sus regiones. China reaccionará potenciando sus ventajas de inteligencia artificial en sectores como salud, compras, transporte, pagos, etc.

4. China elevará el peso del consumo privado y los servicios en su PIB, con mayor producción local de bienes de consumo que competirán con los europeos y americanos.

La fractura entre Estados Unidos y China se ampliará. Se producirá un desacoplamiento en las cadenas de suministro que acabará con el milagro económico chino y su crecimiento se estabilizará alrededor del 3,5% del PIB.

5. Los miembros de la OPEP y los países en vías de desarrollo serán los grandes perdedores, por la caída de precio de las materias primas y la huida de capitales a países desarrollados. Como muestra el gráfico, la caida en PIB de los países vinculados a materias primas está siendo brutal.


La guerra por cuota de mercado entre Arabia Saudí y Rusia producirá un daño irreparable en el negocio del shale gas en Estados Unidos.

6. Surgirán nuevas maneras de colaboración internacional entre los Estados, ante el fracaso de coordinación mundial que hemos presenciado y para reaccionar ante futuras crisis. Estados Unidos perderá su liderazgo mundial; ganarán protagonismo Europa y China.

7. Crecerán las inversiones en bienes y servicios públicos. Aun así, las diferencias entre ricos y pobres aumentarán todavía más, potenciando los populismos.

Los trabajadores con menor educación saldrán perjudicados en la nueva ola de digitalización y teletrabajo.

8. Aumentará la religiosidad en el mundo. Las personas han visto su tremenda fragilidad. Muchos bajarán de su endiosamiento y entenderán que solo son criaturas temporales.

9. Se alquilará menor espacio para oficinas y bajará el precio de alquiler. Los profesionales se han acostumbrado a la comunicación por videoconferencia y crecerá el trabajo en remoto con horarios flexibles.

10. Los ciudadanos habrán aprendido a consumir menos. La compra on-line se hará natural en una nueva sociedad mucho más digital. Los perdedores serán las cadenas de tiendas y los centros comerciales se convertirán en plataformas de ocio.

11. La formación universitaria y los masters online crecerán en popularidad, potenciados por la realidad aumentada y el 5G. Se reconfigurará la educación hacia las competencias.

12. Las empresas contratarán menos empleados y subcontratarán más FreeLancers. Crecerá el número de autónomos porque los profesionales desconfiarán de la seguridad laboral y habrán descubierto el valor de la flexibilidad.

13. El capital riesgo reconducirá su inversión hacia empresas relacionadas con la salud, alimentación y la tecnología. Perderá vigor la economía compartida.

14. Las empresas venderán filiales en el extranjero y participadas no estratégicas para capturar liquidez. Se buscarán proveedores de proximidad y se renegará de los modelos de suministro just in time.

Las empresas con balances robustos y capacidad de distribución multicanal aprovecharán el distrés de sus competidores para impulsar una fuerte concentración empresarial y aumentarán los campeones regionales. Los inversores buscarán estas compañias disparándo su capitalización bursatil.

15. Tras la burbuja de salidas a bolsa de empresas en pérdidas a precios absurdos, los inversores apostarán por empresas que generan beneficios. Se desinflarán y quebrarán muchos de los Unicornios.

Como se ve el gráfico, el 77% de las empresas que salieron a bolsa en 2019 perdían dinero:


16. Los dirigentes políticos han utilizado la pandemia para aumentar su propio poder. Perderán protagonismo los políticos y ganarán importancia los expertos. Los ciudadanos saldrán frustrados de la incapacidad y demagogia de sus líderes, y exigirán más expertos en los gobiernos. Casi todos los líderes actuales perderán las próximas elecciones. La política se polarizará hacia los extremos.

17. El muGlobovisión /CZ/ Enrique Quemadando se hará más socialista. Habrá una reversión en el capitalismo y el individualismo que han dominado nuestra sociedad las últimas décadas. Los gobiernos tomarán un papel más relevante en la economía, incrementando la regulación e intervención. Aumentará la limitación de libertades.

18. Los profesionales buscarán disfrutar más; trabajar menos y saborear los pequeños placeres de la vida. La jornada laborál en España será más compacta.

19. Habrá un rebrote de start-ups porque el aburrimiento fomenta la creatividad y porque cerrarán muchas empresas. Los trabajadores habrán descubierto que hay menos seguridad en sus empleos de lo que pensaban.

20. Entramos en la crisis 2020 con unos endeudamientos bastante superiores a la burbuja de deuda de 2007. Este será el último estertor del super ciclo de deuda que comenzó tras la segunda Guerra Mundial.


Las potentes inyecciones económicas de los gobiernos exacerbarán el sobre apalancamiento de unas economías ya muy endeudadas, lo que culminará en pocos años en una inevitable gran recesión con la explosión de la aumentada burbuja de deuda.

Como en todas las crisis habrá ganadores y perdedores, pero esta pandemia incrementará la solidaridad global, la religiosidad individual y la flexibilidad en el mundo profesional. Nos hará mejores personas, dentro de un mundo que creará nuevos organismos supranacionales y volverá a buscar la colaboración entre los países.


Fuente: Enque Quemada | @enriquequemada | Tomado de Expansion.com