El mayor estudio hasta la fecha sugiere que las defensas contra el coronavirus pueden durar años

Tercera muy buena noticia para la humanidad en apenas 10 días, tras el anuncio de que las vacunas experimentales de Pfizer y Moderna tienen una eficacia preliminar de hasta el 95% contra la covid. El mayor estudio realizado hasta la fecha muestra ahora que las personas que ya han superado la enfermedad mantienen unas defensas robustas contra el coronavirus incluso ocho meses después de la infección, con un ritmo de descenso muy lento.

“Esta cantidad de memoria inmunológica probablemente evite, durante muchos años, que la gran mayoría de las personas sufran una covid grave que requiera hospitalización”, ha asegurado uno de los principales autores de la investigación, el inmunólogo estadounidense Shane Crotty.

Estos resultados preliminares, todavía pendientes de revisión para su publicación en una revista científica, tendrían importantes implicaciones para el futuro de la pandemia, al alejar el fantasma de una inmunidad raquítica que exija vacunar repetidamente a la población. “La gente estaba empezando a decir que los anticuerpos desaparecían, que las defensas no iban a durar tanto, que habría que revacunar. Pues parece que no. Lo lógico es que la respuesta dure y proteja”, opina Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología.

(Lea también: Las farmacias de Roma y su región se preparan para los test rápidos de Covid-19)

El nuevo estudio es el primero que analiza al mismo tiempo los cuatro principales componentes de la memoria inmunológica contra el coronavirus: los anticuerpos neutralizantes, que son unas proteínas que se unen al virus y lo inutilizan; los linfocitos B, que son las fábricas de estos anticuerpos; y dos tipos de linfocitos T, otros glóbulos blancos que destruyen las células ya infectadas. El trabajo, que incluye a 185 pacientes de entre 19 y 81 años en EE UU, muestra “una memoria inmunológica sustancial después de la covid”, en palabras de Crotty, del Instituto de Inmunología de La Jolla (California). A los cinco meses de seguimiento, el 90% de los convalecientes presentan al menos tres componentes de esa memoria contra el virus.

Los nuevos resultados son consistentes con lo observado en el virus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS), otro coronavirus que surgió en China en 2002 y mató a casi 800 personas. Un estudio liderado por el científico italiano Antonio Bertoletti mostró en julio que los supervivientes del SARS conservan linfocitos T contra ese coronavirus 17 años después de superar la enfermedad.

La inmunóloga Carmen Cámara, del hospital La Paz de Madrid, aplaude el nuevo estudio estadounidense, pero pide cautela. “Para saber cuánto va a durar la inmunidad necesitaríamos una bola de cristal, porque nadie lo puede predecir”, advierte. Es tan simple como frustrante: para confirmar que la memoria inmunológica dura 10 años hay que esperar 10 años.

Cámara destaca que el nuevo estudio es uno de los pocos que han analizado los linfocitos B de memoria, muy importantes porque son las fábricas de anticuerpos específicos y se acuerdan del invasor. Si los anticuerpos contra el nuevo coronavirus desaparecen con el tiempo tras superarse la enfermedad, los linfocitos B pueden activarse y producir más si hay una segunda infección. Investigaciones previas han revelado que los linfocitos B contra la viruela pueden durar incluso 60 años tras la vacunación contra este virus.

“A la vista de la heterogeneidad de la respuesta inmune (...) es esperable que al menos una fracción de la población infectada y con una memoria inmunológica especialmente baja sea susceptible a la reinfección con relativa rapidez”, advierten los autores.

Fuente: AFP

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.