El eterno problema de controlar las noticias falsas en WhatsApp

La llamada “sobrecarga de información” ha dificultado separar el trigo de la paja y, en algunos casos, la desinformación difundida a través de las redes sociales parece haber precipitado la violencia en la vida real, a veces con consecuencias fatales.

Por ejemplo, en un incidente reciente, los usuarios de Twitter en India expresaron su enfado cuando un miembro del partido gobernante difundió una imagen sacada de contexto, en lo que parecía un esfuerzo para avivar las tensiones sociales durante un disturbio en el estado indio de Bengala Occidental.

Varias de estas imágenes fueron distribuidas a través de las redes sociales para sesgar la opinión pública en este período. En 2015, una posible imagen falsa circuló a través de WhatsApp y más tarde se vinculó con el posterior linchamiento de un musulmán en India, por la sospecha de que había sacrificado una vaca.

(Lea también: Países de la UE acuerdan diseñar nueva fiscalidad para gigantes de internet)

En este país, denunciar información falsa a la policía puede ser un primer paso para procesar a su remitente bajo leyes indias como la sección 67 de la ley de tecnologías de la información, si la información es percibida como “perjudicial para las mentes jóvenes” o la sección 468 del Código Penal indio si las noticias se consideran “perjudiciales” a la reputación de alguien. Pero políticas como estas son difíciles de implementar de manera efectiva, que a menudo contravienen las protecciones para la libre expresión.

La sociedad civil en línea también es cada vez más proactiva, pues han aparecido varias iniciativas de desmentido de engaños dirigidas por personas bienintencionadas de diferentes sectores de la vida que tratan de exponer las noticias falsas como lo que son. Pero la investigación ha demostrado que las denuncias civiles de noticias falsas no suelen ser lo suficientemente rápidas o exhaustivas como para frenar el problema.

Por el momento, los posibles mitigadores de noticias falsas en línea pueden ser las propias empresas de redes sociales. Pero los expertos todavía no están decididos sobre cómo o si las compañías pueden cambiar sus comportamientos, por elección o por regulación, para minimizar el problema.