Especial |Día internacional de la dislexia: Trastorno de la lecto-escritura

Referencial

Las dificultades para tener una buena lectura y escritura pueden llegar a ser comunes dentro de un recinto escolar. Sin embargo, esto puede ser un indicador importante que conlleva a problemas en la escolarización, como es el caso de la dislexia. Es por ello, que todos los 8 de noviembre se conmemora dicha patología. 

Dislexia 

La dislexia es un trastorno de origen neurobiológico con una gran carga hereditaria que afecta al aprendizaje y que supone una dificultad persistente en la lectura y escritura que suele ocasionar problemas desde la escolarización. Se estima que entre un 10% y un 15% de la población general podría padecer algún grado de dislexia.

(Lee también: Especial | Guerras y conflictos armados: Aniquiladoras ideas que pretenden forjar la paz)

Por su parte, los disléxicos manifiestan dificultades para recitar el alfabeto, identificar letras, realizar rimas simples y para analizar o clasificar los sonidos. 

Asimismo, la lectura se caracteriza por las omisiones, sustituciones, distorsiones, inversiones o adicciones, lentitud, vacilaciones, problemas de seguimiento visual y déficit en la comprensión.

Las personas que padecen dislexia presentan también características comunes como lo es mayor creatividad, un pensamiento más afín a las imágenes y lo visual y una mayor capacidad de intuición. 

Tratamiento y diagnóstico de la dislexia

Es importante diagnósticas a tiempo la dislexia, debido a que el niño podría sufrir múltiples consecuencias en su salud y desenvolvimiento social como por ejemplo: 

Baja autoestima; Ansiedad; Elevado índice de fatigabilidad; Fobia escolar; Depresión; Fracaso escolar; Problemas de conducta derivados de su continua frustración; Rasgos de tipo psicosomático como dolor de cabeza, de tripa, vómitos, entre otros. 

Rasgos comunes de la dislexia 

Los niños con dislexia suelen presentar:

Dificultad para asociar las letras con sus respectivas representaciones sonoras.

Su rendimiento lector se sitúa por debajo de su rendimiento verbal.

Dificultad para trasladar el lenguaje oral a lenguaje escrito y viceversa.

Dificultad para mantener los diferentes componentes sonoros de las palabras en su memoria de trabajo.

Enlentecimiento en la denominación de objetos.

Lectura entrecortada y lenta.

Mala memoria a corto plazo, mejor a largo plazo.

Presencia de omisiones, sustituciones e inversiones dentro de las palabras.

Dificultades en la comprensión de lo leído.

Faltas de ortografía.

Dificultades en la automatización de secuencias (días de la semana, meses del año) y para aprenderse las tablas de multiplicar y el alfabeto.

Una vez detectado el problema, es prioritario enseñar al niño estrategias de aprendizaje como grabar las lecciones y repasarlas auditivamente en lugar de leyendo, y brindarle toda la ayuda posible.

El uso de las nuevas tecnologías permite a niños y jóvenes un importante avance, con aplicaciones informáticas que reproducen de forma oral los textos.

Los expertos subrayan que, pese a las dificultades que presenta la dislexia, no todos sus síntomas son negativos. Dado que afecta al hemisferio izquierdo, asociado al lenguaje, el cuerpo experimenta un efecto compensatorio sobre el hemisferio derecho, que aumenta su desarrollo.

Así, personas con este trastorno se caracterizan por su creatividad, su excelente memoria a largo plazo, un oído muy fino y una alta sensibilidad para percibir su entorno.

A pesar de que la dislexia nunca desaparece, con el paso de los años, puede llega a “solaparse”.

Einstein, Bill Gates, Leonardo Da Vinci o Walt Disney, son algunas de las celebridades a quienes la dislexia no ha impedido desarrollar sus habilidades y triunfar en la vida. 

Einsten un triunfador con dislexia 

Muchas personas brillantes del medio artístico, científico y político han padecido de dislexia. Entre ellos, el gran físico universal Albert Einsten. 

Entre los elementos que hacen pensar que Einsten tenía dislexia están: 

 Habló tardíamente

Al igual que muchas personas con dislexia, Einstein empezó a hablar tardíamente. Comenzó a hablar sin dificultad cuando tuvo casi 6 años de edad. De hecho, ese período de su vida infantil es tan conocido que el retraso en el habla en los niños suele llamarse “síndrome de Einstein”.

 Puede que haya tenido otros síntomas relacionados con la dislexia

Algunas personas afirman que le costaba leer en voz alta y recordar palabras. También le era difícil expresar sus ideas por escrito y puede que además haya tenido dificultad en aprender otro idioma.

Aprendió mejor en ambientes creativos

Muchas personas con dislexia progresan más cuando pueden aprender de una manera creativa. Einstein tuvo problemas en primaria. Las lecciones se basaban mayormente en aprenderlas de memoria. Pero le fue muy bien cuando se cambió a una escuela que promovía el pensamiento y el aprendizaje creativo.

Percibió al mundo desde una perspectiva única

Las personas con diferencias de aprendizaje naturalmente piensan de manera no convencional. Albert Einstein no fue la excepción. Su capacidad para pensar creativamente significó que propusiera ideas que otros científicos no habían pensado. 

Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/globovision_oficial y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en Venezuela y el mundo.